Cambio de ciclo en la Media Maratón

Más de 7.000 corredores tomaron salida desde el Paseo del Parque./Ñito Salas
Más de 7.000 corredores tomaron salida desde el Paseo del Parque. / Ñito Salas

La prueba estrenó nuevo recorrido y dos ganadores inéditos, Cristóbal Ortigosa y Janine Lima

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Los cambios siempre cuestan, implican un proceso de adaptación. La Media Maratón Teatro Soho CaixaBank Ciudad de Málaga, con 29 ediciones a sus espaldas ya es una de las carreras más consolidadas del calendario español, pero este año afrontaba una importante modificación en su recorrido para dejar el estadio de atletismo Ciudad de Málaga y mudarse al corazón de la ciudad, para ubicar su salida y meta en el Paseo del Parque.

Más...

Trasladar una prueba de esa magnitud, con 7.500 participantes, centenares de voluntarios y un amplio dispositivo sanitario, conlleva un riesgo, pero ayer la sensación generalizada era de satisfacción ante este cambio de ciclo. Salir y llegar al corazón de la ciudad siempre aporta un plus de motivación para los corredores, que tuvieron además el lujo de correr sobre la alfombra roja del Festival de Cine, aún presente en la calle Larios. El corredor popular, el que corre para mejorar su marca personal o con el único reto de cruzar la meta, sigue siendo el principal público de la Media Maratón y ayer pudo disfrutar de un recorrido prácticamente plano y una temperatura idónea para competir.

Ortigosa, a su entrada en solitario a meta.
Ortigosa, a su entrada en solitario a meta. / Ñito Salas

Si lo más llamativo era el cambio de ubicación, en esta edición de 2019 también hubo grandes novedades en el podio. Que no ganase el marroqui El Mouaziz, ganador en siete ocasiones y gran dominador de la prueba en los últimos años, ya era noticia. Entró a meta por detrás del malagueño Cristóbal Ortigosa, su compañero de club, el Cueva de Nerja-UMA.

Los participantes avalan la mudanza al Parque de la veterana prueba, que por primera vez desde 2010 contó con un vencedor malagueño

Ortigosa, de 30 años y vecino de Villanueva del Rosario se impuso por primera vez en la carrera malagueña con un tiempo de 1 hora, 5 minutos y 24 segundos de carrera. El atleta estaba pletórico tras haber superado a «una leyenda», como él mismo definió a El Mouaziz. Desde 2010 no había un malagueño en lo más alto del podio, cuando el sampedreño Javier Díaz Carretero se impuso con un tiempo similar (1h.04:45). Ortigosa fue capaz de aguantar el frenético ritmo que El Mouaziz trató de imponer desde el principio –los más rápidos corrieron a algo más de tres minutos el kilómetro–. El marroquí fue en cabeza durante gran parte del recorrido y parecía que iba sumar otro triunfo en su amplio palmarés, pero a partir del kilómetro 15 fue Ortigosa el que se puso en cabeza de carrera y ya aguantó hasta el final. El malagueño, que el año pasado perdió la carrera en el sprint final ante Mounir Elouardi, amarró en esta ocasión su victoria con su mejor tiempo personal.

El Mouaziz, gran dominador de la prueba en la última década, terminó segundo

El Mouaziz, que ya supera los 40 años, se mostró satisfecho con su tiempo. «He estado 20 días entrenando muy duro en Marruecos, pero no he llegado fino del todo. Cristóbal es más joven y ha estado fuerte en los últimos kilómetros», aseguraba.

Lima, ganadora femenina y Ballesteros, segunda clasificada.
Lima, ganadora femenina y Ballesteros, segunda clasificada. / Ñito Salas

Lima, la más veloz

En categoría femenina también hubo una gran representación del atletismo malagueño en el podio. La atleta ecuatoriana del Club Atletismo Málaga Janine Lima fue la primera en cruzar la meta tras 1 hora, 21 minutos y 50 segundos. «No esperaba ganar, la verdad. Estoy muy contenta», afirmaba tras llegar a meta. Mónica Ballesteros, del Rincón Fertilidad Atletismo Vélez, fue segunda por apenas unos segundos de diferencia, aunque la clasificación oficial refleja el mismo tiempo que la ganadora; y la irlandesa Rachel Doherty (del club Higman Harriers) acabó en tercera posición con un tiempo de 1h.22:03.

La lluvia prevista fue muy débil y apenas se notó al principio de la carrera

Lima, de 30 años y que el año pasado fue séptima, logró su primer triunfo en la Media Maratón de Málaga. «Llevo dos años en el club Atletismo Málaga. Ahí fue cuando empecé a competir un poco más fuerte, en serio, pero corriendo llevo apenas cinco años», aseguró la corredora, que reside en Marbella.

Más allá de los corredores de élite, la carrera se desarrolló sin ningún incidente importante entre los 7.500 corredores participantes. La carrera salió puntual a las 9.30 horas y el nuevo recorrido fue recibido con buenas sensaciones por los participantes.

Sí se generó cierta confusión con los parking municipales, ya que en un principio estaba previsto que los cuatro más próximos a la carrera ofrecieran una tarifa plana de cinco euros para los corredores, pero finalmente ese precio final solo se aplicó en el de La Marina, lo que generó algunas reclamaciones entre los corredores. La lluvia prevista para el domingo apareció de manera muy tímida en los primeros kilómetros, pero después ya no volvió a caer hasta última hora de la mañana, ya en plena entrega de premios en el Eduardo Ocón.

Ortigosa, un fondista de Villanueva del Rosario aspirante a maestro

Cristóbal Ortigosa es un nombre ya conocido en el mundillo del atletismo malagueño. Salvo que esté compitiendo fuera, no se pierde las citas importantes del calendario local, como la Carrera Urbana, la MiniMaratón de la Peña El Bastón y por supuesto el Maratón y la Media Maratón. Este corredor de Villanueva del Rosario, de 30 años y que jugó al fútbol antes de dedicarse a correr, ganó por primera vez la Media Maratón Teatro Soho CaixaBank Ciudad de Málaga, una carrera que había corrido ya en muchas ocasiones.

El atleta del Cueva de Nerja-UMA hizo su mejor marca para vencer a El Mouaziz, compañero de equipo y gran favorito de la prueba. «El Mouaziz me ha ganado un montón de veces, este año ya le estaba apretando un poco más. He entrenado y luchado mucho, parece que este año están saliendo las cosas. El año pasado hice un montón de maratones, después me fui a entrenar con Antonio Serrano, que prepara a a Chema Martínez, a Javi Guerra o a Oumaiz en Madrid. Después desde mi pueblo he seguido trabajando y el cambio se ha notado». Ortigosa ahora trata de administrar mejor su presencia en maratones y medias maratones, después de que en los últimos años haya disputado maratones por toda Europa (solo en 2017 completó 15, con 11 podios). El malagueño trabaja en un colegio de monitor por las tardes y sigue preparándose para las oposiciones de Magisterio, ya que estudió la especialidad de Educación Física en la Universidad de Málaga.

Mientras ese futuro como profesor fructifica, el malagueño ya tiene en mente algunos maratones para los próximos meses, como el de Praga, Frankfurt o Amsterdam.