La peor noche del Clínicas Rincón

La peor noche del Clínicas Rincón

Los nervios y una tremenda falta de acierto lo dejan al borde de la eliminación (56-79)

JUAN CALDERÓN

El Clínicas Rincón fue devorado por los nervios en el tercer partido del 'play-off' de semifinales de la LEB Plata ante el Carefour El Bulevar Ávila (56-79). El equipo malagueño estuvo fuera del choque durante todo el encuentro y solo fue capaz de anotar 16 puntos en la primera mitad, que acabó con un contudente 16-33. El equipo que dirige Paco Aurioles no encontró en ningún momento el ritmo del partido ante un rival que se mostró muy serio y acertado desde la línea de tres puntos. De este modo, el Clínicas Rincón está obligado a ganar este domingo (12.30 horas) en el cuarto partido de la serie, si no quiere quedar eliminado.

Se le cruzó el encuentro al Clínicas Rincón desde el salto inicial. La presión de jugar en casa y de lograr un triunfo que los acercase a la final de la LEB Plata pesó mucho en los jóvenes jugadores que dirige Paco Aurioles, que en nada se parecieron al conjunto ordenado de los dos primeros partidos de la serie. El Carrefour El Bulevar Ávila fue todo lo contrario, estuvo más sereno y se aprovechó del descontrol del cuadro malagueño. Pese a dominar el rebote y cometer pocas pérdidas, la falta de acierto del Clínicas lastró su juego por completo. A los cinco minutos perdía por un abultado 4-15 y la situación no mejoró nada en lo que quedaba de primer cuarto. Pese a que Aurioles paró el partido y rotó a sus jugadores, su equipo acabó los primeros diez minutos con un pobre 4-15 en tiros de campo y un lapidorio 0/5 en triples. Con un contudente 8-23 al final del primer cuarto, al conjunto malagueño se le ponía muy cuesta arriba el partido.

El Clínicas Rincón estaba obligado a remangarse para volver al encuentro. Lo hizo elevando el nivel de su defensa y presionando en todo el campo desde el primer minuto del segundo cuarto. A Romaric comenzaron a salirle las cosas y con un 11-24 y pareció que llegaba la reacción, pero no fue así. Un par de triples desatascaron al Ávila, que luego encontró en sus pívots otras vías para anotar. Lo peor no fue eso, sino que el Clínicas continuó fallando canastas fáciles debajo del aro. La falta de acierto llegó a desesperar al equipo vinculado del Unicaja, que a los 16 minutos perdía por 13-31. Al descanso se llegó con un duro 16-33 y unos números que mostraban la mala primera parte del conjunto malagueño, que solo logró 7 canastas de 32 tiros intentados, y un solitario triple en veinte minutos de juego.

Con la necesidad de remontar un marcador muy adverso comenzó la segunda parte el Clínicas Rincón, pero su rival no dio opción alguna. Cuatro triples seguidos del Ávila, aumentaron más todavía la brecha en el marcador. Con 23-47, el conjunto malagueño se soltó algo en ataque. Alguna canasta de Karahodzic, el mejor de su equipo anoche, y también de Romaric, pero los puntos llegaban con cuentagotas, y así era imposible voltear el marcador. El Ávila controló perfectamente el partido, moviendo con tranquilidad el balón y administrando perfectamente su ventaja pese a que su anotación se ralentizó tras esa espectacular puesta en escena al comienzo de la segunda parte. Marzo y el malagueño Jiménez castigaron a la defensa del Clínicas en este tercer cuarto que acabó con 33-57.

Con el partido absolutamente resuleto a su favor, el conjunto visitante se relajó un poco y esto permitió que el Clínicas Rincón firmase sus mejores minutos. Los triples de Romaric y Karahodzic menguaron la amplia ventaja del Carefour El Bulevar Ávila que ya acariciaba su segundo triunfo en las semifinales de la LEB Plata. Apretó más el Clínicas Rincón con una defensa zonal, pero el esfuerzo debajo de su aro no se veía acompañado con canastas a la hora de atacar.

Un triple de Nikolic a falta de cuatro minutos para el final (44-68) terminó por finiquitar el partido y hundió al conjunto de Aurioles, que anoche se vio superado por las circunstancias y los nervios.

 

Fotos

Vídeos