Richi Guillén: «No echo en falta haber tenido más protagonismo en la ACB»

Guillén, ayer en las pistas exteriores de Los Guindos./
Guillén, ayer en las pistas exteriores de Los Guindos.

El pívot de 38 años, que aún no sabe si seguirá en activo el próximo curso, batió el domingo el récord de anotación de la LEB Oro con 41 puntos

ENRIQUE MIRANDAMálaga

La leyenda de Richi Guillén en la LEBOro, la segunda categoría del baloncesto nacional, sigue aumentando. Ya era el líder histórico en anotación, rebotes y valoración. Y desde este fin de semana, después de hacer 41 puntos y 51 de valoración ante el Oviedo, en el triunfo que le valió la permanencia al Clínicas Rincón, tiene un nuevo récord de anotación individual. Cerca de cumplir los 39 años (lo hará el 17 de junio), el tinerfeño formado en la cantera del Unicaja habla de la LEB Oro, de su carrera y de su posible retirada.

Vaya año duro que ha tenido el Clínicas Rincón. ¿Se esperaba un desenlace así?

Sí, el año ha sido bastante duro. Hace 40 días no podía pensar que íbamos a conseguir la permanencia a falta de dos jornadas. Después de todos los problemas que hemos tenido durante el año, es un éxito. Algo que nadie esperaba hace un mes.

¿Ha visto ya el vídeo de su exhibición del domingo?

Pues no, no he visto el partido.

Por un momento pareció tocado por los dioses, le entraba todo...

Durante la semana, habíamos hablado mucho de cómo defendía el Oviedo y cómo atacar. En un momento determinado del segundo cuarto, por errores suyos o por aciertos nuestros, ellos ya no supieron qué hacer. Metimos 39 puntos y conseguimos romper el partido. Cuando vi que tenía espacios para tirar y que los tiros empezaron a entrar, me vine arriba. Tenía mucha confianza. En esos momentos que ves que todo entra, tires como tires, te dices: «Habrá que seguir». Creo que es el partido de máxima anotación en mi carrera, aunque ya había llegado a los 52 de valoración.

«La LEB es una categoría que está casi muerta»

Si hay un jugador que conoce como nadie la Liga LEB ese es Richi Guillén. El pívot admite que la competición pasa por momentos duros. «La LEB no es la que era hace diez años cuando yo debuté, sobre todo en el aspecto económico. La categoría, si no está muerta, está casi muerta en ese sentido. Se han dado situaciones que hacen que la Liga sea menos seria», mantiene. «Los equipos no tienen dinero y para los jugadores es una dificultad añadida. No te vas a ir a jugar a un equipo cualquiera si al final no sabes si te van a pagar o si vas a tener que recurrir al fondo de garantía de la FEB en junio, algo que pasa en muchos casos», confiesa el jugador.

Con esas espectaculares estadísticas y su gran recta final de temporada. ¿Ha estado tentado por equipos de la ACB?

No, la verdad es que no. Al principio de la temporada sí hubo algún planteamiento de jugar en el Obradoiro, pero decidí volver al Clínicas. En mitad de la temporada también tuve alguna opción para salir del Clínicas, pero no a equipos ACB, y al final decidí quedarme.

¿Y del extranjero?

Me atrae mucho jugar fuera de España. Sí me gustaría probar en una Liga diferente, con otro tipo de jugadores, de ambiente. Tengo un amigo que es agente en Argentina y tuve alguna propuesta. Pero claro, conforme me hago mayor las opciones disminuyen.

Entonces, ¿seguirá jugando el próximo año?

Físicamente estoy bien y me gustaría seguir, pero aún no lo he decidido. Ya veremos qué pasa en verano. Pero no será una cuestión física lo que me impida seguir. Mi decisión dependerá más de una reflexión personal y familiar.

Mirando su carrera con perspectiva, ¿cree que podía haber llegado más lejos?

No me paro a pensarlo, la verdad. Yo lo que quería era jugar al baloncesto. He tomado las decisiones que he querido, pensando en qué era lo mejor para mi carrera y para mi familia. No miro hacia atrás.

Ha batido todos los topes estadísticos en LEB Oro, ¿pero no echa de menos haber tenido más presencia en la ACB?

No, realmente no. Por diferentes cuestiones no he tenido esa regularidad, pero tampoco es algo que me preocupe.

¿Qué recuerdos tiene de sus comienzos en el Unicaja? ¿Pensaba entonces que iba a hacer carrera en el primer equipo?

Tengo muy buenos recuerdos. Fue una etapa muy buena de mi vida, porque era la primera vez que yo salía de mi casa y me divertí mucho. Málaga me ha dado la oportunidad de hacer la carrera que he hecho. Empecé siendo un niño y tampoco tenía grandes expectativas de jugar en el primer equipo. Fui quemando etapas poco a poco y llegó esa oportunidad de jugar con la primera plantilla.

Este año de nuevo ha estado rodeado de jugadores muy jóvenes, con un gran potencial. ¿No cree que han estado quizás algo por debajo de lo que se esperaba de ellos?

Es cierto que hay un potencial físico importante en alguno de ellos; hay jugadores que ya han trabajado con el primer equipo y otros que en un año o dos se podrán acercar a la primera plantilla. Lo que está claro es que había potencial en el equipo para no estar en la situación tan complicada en la que hemos estado. Respecto al año pasado, hay una diferencia de edad grande con los jugadores que se fueron. Son jugadores con dos o tres años menos, que están menos formados aún personalmente.

En enero se cambió de entrenador, con el cese de Francis Tomé y la llegada de Paco Aurioles, que ha compatibilizado ese puesto con el de director general. ¿Cómo influyó eso en usted y en el equipo?

Paco Aurioles nos trajo una idea diferente de baloncesto. Él ha intentado, en un grupo que estaba en dinámica negativa, ubicar a cada uno en su sitio, sacar el mayor rendimiento de cada jugador, evitando que cada uno hiciera el juego por su cuenta, de cualquier manera. Creo que hemos jugado un baloncesto ordenado.

La vinculación del Clínicas Rincón con el Unicaja está en el aire, igual que su futuro en la LEB ¿Qué cree que pasará con el club la próxima temporada?

No lo sé. Me imagino que ahora, con la tranquilidad de la salvación y quedando dos jornadas, habrá tiempo para hablar entre los responsables del Unicaja y del Clínicas Rincón. Ahora hay más tranquilidad para tomar una decisión meditada. En todo caso, que en Málaga haya dos clubes al máximo nivel es bueno para todos. No es fácil encontrar a gente como Manolo Rincón, que pone su dinero y es capaz de generar esa ilusión en torno a un proyecto.

¿Qué opina de la temporada que está haciendo el Unicaja?

Este año he visto más partidos en directo que el año pasado. Está claro que están haciendo una temporada increíble. Es verdad que en el Top 16, con un grupo muy difícil, quizás no se han dado los resultados que se esperaban. Pero su temporada tiene mucho mérito; ir primeros en la Liga, por encima de Real Madrid y Barcelona, es tremendo.

 

Fotos

Vídeos