El micrófono craneal que llevan los motoristas de La Vuelta

El micrófono craneal que llevan los motoristas de La Vuelta

Parte de tecnología militar, modula el sonido con la vibración de los huesos, evita ruidos y vibraciones, y permite a los locutores de la carrera no forzar la voz durante las más de cinco horas de competición

BORJA GUTIÉRREZ

Las comunicaciones en una competición como La Vuelta ciclista a España son fundamentales para su funcionamiento. Por eso existe Radio Vuelta, una transmisión interna que vierte información en tiempo real de lo que ocurre en carrera a los equipos, jueces, organización y autoridades. Motos y coches repartidos por el recorrido se encargan de ir contanto lo que ocurre. Un sistema básico que se utiliza en todas las competiciones.

Lo singular en el operativo de La Vuelta es un artilugio que cambió de manera radical las condiciones. Se trata de un micrófono craneal, que capta la voz de los locutores con la vibración de los huesos de la cabeza. Sorprendente aplicación, aunque no es de ahora. En la organización lo utilizan desde 1992, cuando Comunicaciones Fraile, los encargados de las comunicaciones por radio en la carrera, lograron adaptar un avance de tecnología militar (en aquellos tiempos) para perfeccionar la transmisión.

«Es un micrófono que modula el sonido con la vibración que se genera en el cráneo al hablar», explica Manuel Fraile, el artífice del avance hace ya 26 años. El sistema no recoge ningún ruido externo, a pesar de las condiciones adversas. Tampoco las vibraciones de la moto ni le afecta la lluvia. Funciona también con mascarilla, en caso de ser utilizada al pasar por un terreno no asfaltado para evitar tragar polvo. «El locutor, Jesús Guzmán, no para de hablar durante la carrera, que puede pasar las cinco horas, y la ventaja es que no tiene que forzar la voz, no esá obligado a vocear, puede hablar hacer ningún tipo de esfuerzo», explica Fraile.

La membrana se sitúa en la coronilla y está en contacto permanente. / B. G.

Jesús Guzmán está encantado con el invento que él utiliza desde hace 22 años. «Esto es el mayor invento, no me tengo que preocupar de nada, para hablar solo tengo que apretar un botón, como todos los micrófonos, pero con este te despreocupas de ruido, lluvia, no te tienes que tapar la boca...». Una comodidad que permite una mejor concentración en la conducción y en transmitir la información.

«Es muy cómodo, se nota los primeros dos días, te hace un poco de callo, pero te acostumbras pronto». «No tengo que dar ni una voz, con el mismo tono que hablo normal en una conversación en un lugar con silencio. No tengo que chillar ni nada, de hecho cuanto más alto hablo más se distorsiona la voz y no sale clara», cuenta Guzmán.

Jesús Guzmán, el locutor motorizado que utiiliza el micrófono craneal.
Jesús Guzmán, el locutor motorizado que utiiliza el micrófono craneal. / B. G.

Inspirado en tecnología militar

«Un mecánico de helicóptero de la Aviación me hizo descubrirlo, lo probamos, funcionó y es maravilloso», recuerda Fraile. Cree que ahora mismo son los únicos que lo utilizan para este fin. «Han intentado copiarlo pero no lo han conseguido», dice Fraile. Y es que ya no es solo comprarlo, que ahora es accesible pero muy caro, lo difícil es adaptarlo a la moto y que las conexiones no se deterioren.

«En principio, los primeros años era tecnología militar. Luego se empezó a fabricar a nivel profesional. Nunca se ha llegado a popularizar. El micrófono es muy caro, no permite abuso de golpes de ningún tipo, es sensible, y la conexión es complicada«. Hay referencias en otras disciplinas. Los bomberos de la Comunidad de Madrid lo implantaron en 2006, pero apenas duró meses porque es difícil de mantener: «No permite abuso de golpes ni nada de eso, es sensible, y la conexión es complicada», repite Fraile.

La primera empresa que lo sacó al mercado profesional fue la empresa alemana, CeoTronics, «especializada en sistemas electrónicos para la comunicación profesional en condiciones ambiente difíciles». El micrófono en particular, sin instalación, 1000€. A eso se le añadiría la mano de obra para instalarlo en un casco como el que utilizan en La Vuelta.

Ejemplo de los aparatos de comunicación craneal que fabrica CeoTronics.
Ejemplo de los aparatos de comunicación craneal que fabrica CeoTronics. / CeoTroniks

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos