Una unión por un fin común

Miembros de Basket4Life y El Palo que participan en el proyecto femenino./ SUR
Miembros de Basket4Life y El Palo que participan en el proyecto femenino. / SUR

Basket4Life y El Palo ultiman la plantilla de su nuevo equipo femenino, que competirá esta campaña en Primera Nacional, la tercera categoría

MARINA RIVAS

Hace justo un año se presentó en sociedad un proyecto inédito. Era el de Basket4Life, un nuevo club de baloncesto que creó un equipo masculino sénior en Primera Nacional y que no sólo buscaba el factor competición, sino algo más. «Todos los veranos tenemos un grupo de amigos de baloncesto que siempre ha tenido la misma duda de qué hacer ahora que ya tienen una edad y no tienen formación o están buscado trabajo. Y dijimos, ¿por qué no hacer un proyecto en el que recoger a esos chavales que han dedicado parte de su vida al deporte y que han aparcado lo demás?», rememora Francisco Repiso, presidente de este club.

Tal fue el éxito del proyecto, apoyado por la Fundación Unicaja, que los miembros del equipo masculino no sólo obtuvieron becas para formarse académicamente, sino que algunos de ellos entraron en el mercado laboral y, además, en sólo un año, obtuvieron plaza para la Liga EBA. Sin embargo, antes de aventurarse, Basket4Life quiso fortalecer los cimientos del proyecto, creando un equipo sénior femenino. Y así, sin apenas darse cuenta, en su primer año de existencia, Basket4Life ya tiene dos equipos... en construcción.

Entre el pasado martes y ayer, el pabellón de La Mosca, en el que compiten gracias al acuerdo de colaboración con el Club de Baloncesto El Palo, acogió las pruebas de acceso para ambos equipos, con especial atención en el femenino, que al igual que el masculino, ya tiene su plaza confirmada para competir esta campaña en Primera Nacional, la tercera categoría estatal. Este conjunto, a diferencia del masculino, competirá con el nombre de Basket4Life-El Palo, dado el refuerzo en la vinculación entre ambos clubes para la salida de este equipo de mujeres. El pasado año, Laura Mendoza, de sólo 26 años, ascendió a El Palo tras ganar la liga provincial femenina, dándoles plaza en Primera Nacional. Este año, la malagueña será parte del conjunto aunque como jugadora, mientras que Sergio Risoto, entrenador de cantera de El Palo y anteriormente del Unicaja, será quién lidere el equipo.

Los implicados en este proyecto esperan tener la plantilla lista para comenzar a trabajar a finales de mes, dado que empiezan la Liga el 28 de septiembre. ¿El perfil que han buscado en sus jugadoras? Además del talento deportivo, su situación personal y económica, para ayudarlas con las becas de formación o inserción laboral y, sobre todo, la ilusión y el compromiso para que este nuevo equipo femenino comience con buen pie y logre una perfecta unión entre lo académico y lo deportivo.

El Basket4Lifa masculino, a reinventarse

Esta semana, La Mosca no sólo acogió las jornadas de captación para femeninas, sino también las del Basket4Life masculino, que lidera uno de los creadores de club, el exjugador del Unicaja Rai López. Tras el ascenso de su conjunto a Liga EBA el pasado año y la renuncia a la plaza, algunos de los jóvenes se trasladaron a otros conjuntos, por lo que esta campaña habrá algunas caras nuevas, que también se beneficiarán de las becas de formación y los planes de inserción laboral del club.