El Unicaja sufre los rigores de su nuevo estatus

Eduardo García y Casimiro, en la presentación del técnico. :: / M. FERNÁNDEZ
Eduardo García y Casimiro, en la presentación del técnico. :: / M. FERNÁNDEZ

La ausencia de la Euroliga y el mercado tan caro dificultan los primeros movimientos en la planificación

JUAN CALDERÓN MÁLAGA.

El Unicaja se ha caracterizado en las últimas temporadas por su celeridad en el mercado. Así logró piezas codiciadas anticipándose a otros clubes. No parece el caso de este verano, en el que los primeros movimientos que ha realizado el club malagueño en la planificación del próximo proyecto han chocado con la nueva realidad. Sin Euroliga y con menos potencial económico, el margen de actuación se ha reducido de forma importante.

El Unicaja era consciente de que en determinadas situaciones debía ser rápido y en otras optar por la prudencia a la espera de la evolución del mercado. Hay objetivos que ahora parecen lejanos o imposibles, pero que a finales dentro de un mes pueden acabar cediendo si no encuentran un equipo. Se recuerda en el club que Augustine y McCallum llegaron con el verano muy avanzado.

En el primero de los escenarios, en el de la celeridad, se encuadran las ofertas planteadas a Mike Tobey y Kevin Jones, dos jugadores interiores elegidos para reemplazar a James Augustine y Jeff Brooks. Pero ambos han dado largas al Unicaja. El primero quiere explorar sus opciones en la NBA y en la Euroliga tras su buena temporada con el Iberostar Tenerife, pero además ha recibido una oferta del Valencia muy superior a la del cuadro malagueño. En cuanto se abra el periodo para presentar ofertas cualificadas, del 3 al 14 de julio, el jugador tendrá que oficializar sólo una y todo hace indicar que en la Liga ACB será la del Valencia, salvo cambio de última hora.

El caso de Kevin Jones, ala-pívot de 2,03 metros, ha sido parecido. «No está preparado para el compromiso y para firmar ahora», dijo su agente estadounidense a SUR sobre la propuesta que el Unicaja le planteó. Jones quiere, como todos los americanos en verano, buscar una plaza en la NBA, pero también en la Euroliga. Tiene buen cartel en Europa; de hecho, es el único profesional que juega fuera de su país que estará con la selección estadounidense en las próximas ventanas de la FIBA. La agencia de Jones sí reconoció que la oferta del Unicaja era buena, pero no ha hecho cambiar de parecer al jugador.

En diferentes posiciones, el Unicaja se ha encontrado con el hándicap económico. En el puesto de base se han sondeado jugadores europeos que incluso no son titulares en sus clubes, como Daniel Hackett en el Brose. El italiano, sin embargo, tiene un salario inaccesible para el cuadro malagueño, al nivel de lo que esta temporada ha percibido Nedovic en Málaga, y prioriza la Euroliga, al menos de momento. También pinchó en hueso en la única petición que ha realizado Luis Casimiro, la de Ondrej Balvin, con contrato en el Gran Canaria y una cláusula de rescisión de 300.000 euros. Imposible.

A favor del Unicaja está el hecho de que tiene una base importante de jugadores que continúan en la plantilla, aunque debe darle a esta el toque de calidad. Teniendo en cuenta que los primeros movimientos han sido fallidos, ahora también es el momento de esperar. Se mira de reojo a situaciones imposibles, como la de Jayson Granger, que está a disgusto en el Baskonia, donde su técnico también daría luz verde a su salida. Su alto salario es un gran problema a día de hoy, pero no quizá dentro de un mes dependiendo de cómo se resuelva su futuro.

Más

 

Fotos

Vídeos