El Unicaja depende de sí mismo para ascender este domingo

El Unicaja depende de sí mismo para ascender este domingo

MARINA RIVAS

Este sábado en los Guindos salieron a jugar la sangre, el sudor y las lágrimas. Para empezar las que derrochó un Unicaja que durante largos minutos se vio sometido por un Adareva crecido fuera de casa y con la júnior Sika Kone como protagonista. Sólo al descanso ya sumaba 16 rebotes (y concluyó con 16 puntos), prácticamente los mismos que todo el conjunto malagueño. La maliense fue la causa de que el Unicaja no sólo no solucionara su partido antes de tiempo sino que además tuviera que forzar una agónica remontada para seguir contando con opciones cara al ascenso. El cuadro de Lorena Aranda fue el gran protagonista de la segunda jornada de la fase de ascenso a Liga Femenina 2 tras derrotar en los últimos compases del partido al cuadro canario que el viernes venció al CAB Estepona.

Liderado esta vez por la americana Robinson (20 puntos) y por una estelar Claudia Alonso (16 puntos y 8 rebotes) que tiró de galones, conjuraron la remontada malagueña y dieron una victoria de fe al Unicaja (66-63), que pecó por los nervios y la falta de acierto casi todo el partido. Gema García tuvo en vilo al conjunto tras retirarse en el tercer cuarto con molestias en la rodilla, aunque reapareció a tiempo para el triunfo. Así, pasa a ser el mejor posicionado para el ascenso al ser el único con dos victorias en su haber. Por tanto, aunque puede haber numerosas combinaciones cara a la última jornada de este domingo, depende de sí mismo; si vence el derbi malagueño al CAB Estepona a las 12.00 horas, asciende con pleno de triunfos.

66 Unicaja

Gema García (11), Velasco (), Matoso (9), Alonso (16) y Robinson (20); –cinco inicial–; Moreno, Marta García (1), Botella, Jiménez, Viruel (3), Masiá (3) y Ortega.

63 Adareva

Basáez (12), Kone (16), Balde (6), Fuentes (8), Peña (16) ;–cinco inicial–; Ibáñez, Villa, Marchizotti (2), Rodríguez (), Horvatinovic (3).

Tampoco lo tuvo fácil el cuadro de Juan Baraza, a remolque de un Beiman Sevilla que sacó su mejor versión al inicio del encuentro. Sin embargo, gracias a las rotaciones en el banquillo esteponero y al temple de la americana Ruth Sherrill (21 puntos y 14 rebotes), el conjunto costasoleño remontó tras el descanso. Su intensidad creciente hizo mella en un rival que forzó demasiado de inicio y acabó perdiendo balones y ocasiones de tiro. El Estepona, supo gestionar bien el ritmo desde la mitad del tercer cuarto y consiguió una renta holgada que le permitió respirar al cierre del mismo. Así continúa en la lucha por el ascenso tras sumar su primera victoria (58-69).

58 Beiman Baloncesto Sevilla

Lozano (12), Recio (5), Luna (11), Peral (2) y González (3);-cinco inicial–; Carrión, Butler (7), Velasco (6), Flores (9), Andreu, Reca (3).

69 CAB Estepona

Peralta (7), Sánchez (9), Sherrill (21), Mingo (16) y Méndez (11);–cinco inicial–; Pérez (2), Gomes, Plaza, Soto, Sarr, Díaz y Thompson (3).

Las cuentas

Dada la victoria del Unicaja sobre el Adareva y del CAB Estepona sobre el Beiman Sevilla en la última jornada, que se disputará este domingo a partir de las 10.00 horas en los Guindos, podrán suceder múltiples combinaciones. El Unicaja dependerá de sí mismo para ascender. Al ser el único que cuenta con dos triunfos, una tercera victoria le daría el ascenso definitivo. Sin embargo, podría darse un triple empate a dos triunfos si Adareva vence al Beiman Sevilla a las 10.00 horas y el Estepona se impone al cuadro cajista a las 12.00 horas.

En este caso, entraría a desempatar la diferencia de puntos lograda en los duelos entre estos tres contendientes. El cuadro sevillano queda fuera de las cuentas al acumular dos derrotas. Por tanto, para que el CAB Estepona ascienda debe ganar al Unicaja de seis o más puntos; para que lo haga el Adareva debe perder el Unicaja de entre tres y cinco puntos y para que el conjunto de Lorena Aranda suba de categoría debe vencer sí o sí o perder de uno o dos puntos.