Gala del Baloncesto Provincial Málaga 2018: Los premios de la familia de la canasta

Foto de grupo de todos los premiados ayer por la Federación Andaluza de Baloncesto. /Francis Silva
Foto de grupo de todos los premiados ayer por la Federación Andaluza de Baloncesto. / Francis Silva

La Federación reúne en su tradicional gala a jugadores, entrenadores y clubes

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

En Málaga hay más de 60 clubes de baloncesto, que concentran a 16.000 jugadores y que disputan unos 7.000 partidos cada temporada. Pero no dejan de ser una familia, amplia, pero una familia en la que casi todo el mundo se conoce y que si rema en la misma dirección siempre saca cosas positivas. Esta temporada se demostró con la crisis del ruido en algunos clubes de la capital.

Por eso cada año, como si de la cena de Navida d se tratara, el baloncesto malagueño se reúne en la tradicional gala provincial para entregar sus premios y para remarcar esa sensación de unidad y de pasión por el deporte de la canasta. La delegación provincial de la Federación Andaluza de Baloncesto (FAB) entregó ayer sus galardones en la Diputación de Málaga en un acto que estuvo lleno de reconocimientos a veteranos y pioneros de este mundo, pero también a las nuevas generaciones, a entrenadores, jugadores o directivos que están llamados a marcar los próximos años del deporte local.

Los premiados

Selecciones.
Carlos Almarcha, Paco Bolet y Javier Bautista, seeleccionadores minibasket masculino. Princes Okafor, Sonsoles Rodríguez, Ángela Gómez, Marina Torro y María García, como campeonas de España con la selección andaluza de Minibasket.
Promotores del baloncesto.
Ramón Pis García (CB El Palo), Encarni Segovia (AD Asunción), Ricardo Berrocal (EBG).
Instituciones y clubes.
Ayuntamiento de Cártama. Reserva del Higuerón (mejor patrocinador), Adesa (mejor club), Salliver (Juego limpio), El Palo (Diploma de honor), Unicaja infantil femenino (campeón de España).
Jugadores.
Morgan Stilma (Unicaja) y Yolanda Florido (Andalucía Promesas).
Técnicos.
Alejandro García (Unicaja júnior femenino), y Beatriz Hernández (Belaire Teresianas).
Premio a la trayectoria.
Pedro Ramírez Rodríguez.
Reconocimientos individuales.
Juan Antonio Vargas (mejor árbitro), Emilio Fernández, de La Opinión (labor periodística), Juan Pedro Parra, presidente del Alhaurín de la Torre (mejor directivo), Eduardo Martínez, de Coca-Cola.

También hubo un marcado acento femenino, después de que en la gala del año pasado el discurso de la exjugadora Mari Carmen Morales pusiera el foco en este asunto. Hubo reconocimientos para el Asisa Alhaurín de la Torre, que ha ascendido a Liga Femenina 2, tanto en la figura de su presidente Juan Pedro Parra como en la de su entrenador, Francis Trujillo y se llevaron uno de los grandes aplausos de la noche. Parra habló de que los clubes tienen una gestión más profesional y que eso ha subido el nivel del baloncesto en Málaga y recordó la anécdota de la llegada a Málaga de la jugadora Jay White, que vivió en casa del presidente del club: «Intentamos que ella comiera bien, pero al final acabamos todos en casa comiendo más hamburguesas, pero hablando mejor inglés ». El dirigente animó al público a abonarse al Asisa Alhaurín desde 25 euros para ver la Liga Femenina 2 la temporada próxima.

Lo mismo pasó con el Unicaja infantil femenino, campeón de España en su primera temporada y una de las grandes sorpresas de la temporada. La delegación malagueña de la Federación Andaluza de Baloncesto estuvo ágil e incluyó en la gala un reconocimiento al equipo que ganó la semana pasada el Campeonato de España e incluso le dio trofeos personalizados a sus jugadoras.

En el plano individual, el premio al mejor jugador fue para Morgan Stilma, júnior del Unicaja que esta temporada ha trabajado con el primer equipo y para Yolanda Florido, jugadora del Andalucía Promesas que se marcha a Estados Unidos la próxima temporada para compatibilizar estudios universitarios y baloncesto. Alejandro García, entrenador del Unicaja Baloncesto Junior Femenino, y Beatriz Hernández-Rubio Rodríguez, entrenadora de Belaire Teresianas, fueron los galardonados como entrenadores del año.

Francis Silva

En reconocimiento a toda una carrera como oficial de mesa, Juan Antonio Vargas Escalona, con 26 años en el mundo del arbitraje, recibió el trofeo Lidia Hierrezuelo a mejor árbitro de la temporada.

Uno de los momentos más emotivos se vivió con el premio a la trayectoria de Pedro Ramírez, entrenador de baloncesto y articulista de SUR, que fue presentado por el árbitro internacional Daniel Hierrezuelo. El árbitro recordó que se midió en varias ocasiones al Maristas de Pedro Ramírez cuando él era jugador de cantera en el Caja de Ronda. «Nunca le ganamos el campeonato provincial y por tanto nunca pude ir a un Andaluz. No te lo perdonaré», bromeó Hierrezuelo, que pidió personalmente darle el premio a Ramírez.

Ramírez quiso resaltar el papel en su carrera del colegio Maristas y destacó la importancia del papel del entrenador de formación. «He sido técnico en la élite, pero lo más apasionante que he hecho en mi vida es ser entrenador de formación y formar parte del proceso educativo del jugador», dijo Ramírez. El entrenador habló de que no vale todo en el baloncesto de formación: «Ganar no puede ser un fin, sólo un medio» y eso es aplicable a un equipo de colegio, a un equipo de cantera de un club o a una universidad norteamericana«: El delegado provincial de la Federación, Ricardo Bandrés, fue el encargado de cerrar la gala con un recuerdo al locutor Antonio Guadamuro, figura clave del baloncesto en Málaga que falleció recientemente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos