Pau Gasol tiene ganas de Mundial

El pívot catalán, que decidirá su futuro tras concluir su contrato con los Lakers, desveló que Kobe Bryant quiere que permanezca junto a él en la franquicia angelina

JAIME JESÚS GUERRERO madrid

Pau Gasol está de vuelta. El pívot de los Lakers ha regresado a España después de una complicada campaña en la NBA por las lesiones y problemas físicos y por el mal año de la franquicia angelina, que ha completado una de las peores temporadas de su historia. El líder de la generación del 80 vuelve ya recuperado tras superar los vértigos que le afectaron en la parte final de la fase regular y que le impidieron despedirse de la liga sobre la cancha. No es una situación agradable y nunca me había pasado nada parecido. Parece ser que fue una infección viral que afectó a mi oído interno y al equilibrio. Ahora, estoy perfecto. He entrenado muy fuerte, también un poco como terapia, desveló el poste, que también adelantó que espera la llegada del próximo Mundial, en el que La Roja ejercerá como anfitriona, con todas sus fuerzas, ganas e ilusión.

Probablemente, éste sea el último servicio de los chicos de oro al equipo nacional después de tres lustros de éxitos desde que consiguieran el título en el Mundial Junior de Lisboa en 1999. Por el camino, entre otros, un campeonato universal, dos platas olímpicas y dos europeos han salpicado el camino de una selección que ha plantado cara al mismísimo Dream Team. Navarro, Felipe Reyes, Calderón o el propio Pau cuentan ya con una edad en la que cualquier esfuerzo extra pueden pagarlo durante las largas campañas con sus equipos. El relevo ahora lo tomarán su hermano Marc, Rudy Fernández, Ricky Rubio, Llull o Ibaka. Pau no quiso aclarar si será el adiós definitivo de una quinta se ha tomado cada torneo veraniego como una reunión de amigos. Cualquier campeonato puede ser el último. Da igual tener 20, 30 o más años. Por eso, hay que disfrutarlo al máximo. Es difícil hablar de aquí a cuatro años y saber lo que pasará, afirmó el líder del conjunto entrenado por Orenga.

Pese a su peso específico dentro de la selección, o precisamente por eso, no quiso mojarse a la hora de apostar por Ibaka o Mirotic como el único nacionalizado que la reglamentación permite elegir a cada país. Nikola es un grandísimo jugador. Claro que me gustaría compartir camiseta con él, pero Serge también es muy grande y los dos no pueden estar a la vez porque hay que cumplir las reglas. El seleccionador tendrá que elegir", aclaró.

Su futuro, en el aire

Antes de afrontar el Mundial a finales de agosto, el de Sant Boi deberá decidir su futuro profesional ya que ha concluido su contrato con los Lakers y se ha convertido en uno de los agentes libres más apetitosos para las franquicias estadounidenses. Con la cautela de no infringir la reglamentación de la NBA hasta que se abra el mercado el 1 de julio, Pau apenas adelantó los puntos básicos que le llevarán a elegir su próximo destino.

Buscaré un equipo que pueda ganar partidos y optar al título. Uno que dé un salto de calidad con mi llegada, comentó, y se mostró ilusionado por poder controlar su carrera en estos momentos. Entre los candidatos a incorporarlo a su roster están los propios Lakers. La salida de Mike D'Antoni, con el que no se ha entendido en las dos campañas y medias en las que el técnico ha ocupado el banquillo púrpura y oro, deja abierta la puerta de la continuidad, aunque el proceso de renovación profunda en el que se encuentra sumida la entidad, la incertidumbre sobre el futuro entrenador y los escasos jugadores con los que aún se cuentan hasta el momento limitan las posibilidades de acuerdo entre las dos partes. El pívot, sin embargo, reconoció que Kobe Bryant le ha insistido para que siga siendo su escudero. Kobe me expresó su deseo de que me quede. Nos tenemos gran admiración y respeto. Nos hemos compenetrado muy bien este tiempo, pero desafortunadamente no hemos podido jugar mucho los últimos años por las lesiones, concluyó.

También dejó la puerta abierta a un posible reencuentro con Phil Jackson, el hombre que le llevó a ganar los dos anillos de campeón con los que cuenta el español. El ahora presidente de los Knicks podría tentarle para que le acompañe en su aventura en la Gran Manzana y Gasol estaría dispuesto a valorar su oferta, aunque él no es el entrenador. No será una cuestión determinante el que uno de sus amigos forme parte del equipo que lo pretenda. Es un plus adicional. Me agradaría jugar con mi hermano, con Ibaka, Calderón, con Ricky o con Claver, pero hay otros muchos factores por encima de este", avanzó.

Tras el que sería, en principio, su último gran contrato en la NBA, el jugador siempre ha reconocido que le gustaría concluir su trayectoria en el Barcelona. Lo considera una idea bonita, pero Pau, a sus 33 años, no quiere pensar tan a largo plazo y sólo se plantea centrarse en lo inmediato.