Felipe Reyes: «Los niños tiene que acudir a los campus a divertirse»

Reyes posa con los niños del Campus Novaschool. /Juan Ramón Padilla
Reyes posa con los niños del Campus Novaschool. / Juan Ramón Padilla

El pívot del Real Madrid visitó el Campus Novaschool que se celebra en Rincón de la Victoria, localidad donde suele pasar parte de sus vacaciones de verano

JUAN RAMÓN PADILLA

Felipe Reyes ha vuelto a visitar el Campus Novaschool que agrupa a cerca de 300 jóvenes en torno al baloncesto en Rincón de la Victoria. Niños y niñas desde el pasado domingo, con edades comprendidas entre los 6 y 17 años dan vida a esta concentración entorno al baloncesto y que finalizará el próximo sábado.

El jugador del Real Madrid vuelve acudir por sexta vez de las siete ediciones que se ha celebrado este campus en las instalaciones del colegio Novaschool. El pívot reconoció que siente una atracción «especial por Málaga, donde aparte de vivir mi hermano, paso días en Rincón, donde además de estar en el Campus, suelo disfrutar de esta tierra«.

Reyes, de la famosa generación del año 80, que tiene 39 años y cumplirá 40 siendo jugador del Real Madrid,d estacó sobre la longevidad de muchos deportistas actualmente: «Tienen que darse determinados factores, pocas lesiones, cuidarse al máximo, trabajo duro y no tener excesos, y eso tiene sus resultados».

El jugador cordobés atesora un palmarés envidiable tanto con el Real Madrid y la selección española. Ha conquistado dos Euroligas y siete Ligas ACB con el Real Madrid y además ha sido campeón del Mundo, tres veces campeón de Europa y se ha colgado tres medallas olímpicas con la Selección. «Nunca imaginé que iba a lograr este palmarés, por suerte he podido disfrutar de muchos éxitos, y soy un privilegiado por ello», comentó el pívot madridista. En referencia al Unicaja afirmó que «es un grande del baloncesto, y cada vez que venimos a Málaga son partidos muy intensos y complicados, donde hemos ganado pero también hemos perdido varias veces».

Felipe Reyes quiso animar a los jóvenes que acuden a este tipo de campus que «disfruten con el deporte, y en este caso con el baloncesto, que se ilusionen con los partidos y entrenamientos y que los resultados llegan después de mucho trabajo detrás». Además, recalcó que «son unos privilegiados ya que en nuestro tiempo no había este tipo de iniciativas, como mucho concentraciones con la Selección madrileña».