La falta de acierto condena al CB Marbella en su estreno en LEB Plata (52-79)

McDonald busca a un compañero en la zona /Julio Rodríguez
McDonald busca a un compañero en la zona / Julio Rodríguez

El cuadro costasoleño sumó 19 pérdidas y tuvo malos porcentajes de tiro para perder ante el Juaristi

JULIO RODRÍGUEZBenahavís

El CB Marbella cayó en su estreno en LEB Plata contra Juaristi (52-79) preso de la falta de acierto ofensivo, las pérdidas evitables y la lógica falta de compenetración de un equipo nuevo. La salida de los azulones fue mejor. Frenaban las transiciones de los vascos y firmaron el primer parcial favorable 8-2. Errores puntuales en el pase, propios de asimilar sistemas, provocaron que Juaristi remontara con acierto exterior. Los costasoleños entraron con otro aire en el segundo cuarto con un 6-0 de salida. Sin embargo, un cuadro visitante más rodado en la categoría rotó sin que el nivel bajara. El pivot Lowrance exhibió muñeca en el perímetro para anotar 8 puntos y dejar al descanso a los suyos mandando por 12.

Florido puso por primera vez en el parqué a Jon Vigara para incomodar la creación de Powell. El canterano secó al norteamericano que volvió al banco por acumulación de faltas. Bajo el aro Navajas, que jugó lesionado en la rodilla derecha, y Diatta redujeron la renta con un 6-1 que no tendría continuidad. Reave dio un paso al frente con ocho puntos seguidos para desactivar la reacción local. Costaba un mundo meter una canasta y las 19 pérdidas eran excesivas. Fuentes era puro derroche físico en los dos lados de la cancha. La desventaja se disparaba hasta los 16 puntos.

El desgaste y la frustración impidieron a los locales recortar. Florido reordenó sus piezas con el marcador inalcanzable (37-59), viendo las escasas fisuras de los guipuzcoanos y la falta de acierto exterior. El aro se hacía pequeño. Con el partido sentenciado el técnico malagueño puso en cancha al recién llegado McDonald, jugador que se fichó este mismo mes para suplir al lesionado Juanpe Jiménez. Dejó detalles aunque debe aclimatarse a la dinámica de grupo.