España se despide de Málaga con otro festival (96-54)

España se despide de Málaga con otro festival (96-54)

La selección española se luce en su último partido en Málaga, con un dominante Willy Hernangómez y un Jaime Fernández mucho más suelto

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

España se despidió ayer de Málaga con otro partido que se quedó resuelto tras los primeros minutos pero que dejó mates, triples, pases por la espaldas y todo tipo de jugadas espectaculares para que la grada del Martín Carpena –ayer con mejor entrada, sin lleno pero con pocos sitios libres– se lo pasara bien. Arrolló a la República Democrática del Congo (96-64) y resultó ganador de un torneo con rivales de poco lustre.

Se divirtió España en el Palacio y también lo hizo Jaime Fernández, mucho más suelto y confiado que en los anteriores amistosos. Seguramente ayer se vio la versión del escolta del Unicaja más parecida a la que suele mostrar con la camiseta verde, con su habitual juego descarado (10 puntos, 4 asistencias y 15 de valoración). Algo que no es fácil de hacer en un equipo con tanto talento y que le tiene que beneficiar cara a la decisión final de Scariolo. España viajará esta próxima semana a California para jugar ya un amistoso más exigente, ante Estados Unidos, y el técnico anunció ayer tras el partido a los dos descartes que ha realizado, Pablo Aguilar y Joan Sastre. Jaime Fernández sigue por tanto en el grupo de 14, que antes del Mundial se quedará en 12.

96 España

Rubio (16), Rudy (-), Juancho Hernangómez (5), Oriola (6) y Gasol (9) -quinteto inicial-; Colom (6), Fernández (10), W. Hernangómez (24), Sastre (-), Rabaseda (12), Beirán (5) y Diop (3).

64 R. D. Congo

Mutuale (10), Mvouika (16), Anzuluni (12), Kayembe (6) , Kabasele (9), -cinco inicial-; Mukendi (-), Kande (2), Bonga (3), Lomboto (-), Sakho (2), Kibi (2), Katenda (2).

Parciales
30-7, 24-21, 23-21 y 19-15.
Árbitros
Araña, Zamorano y Torres
Incidencias
Palacio de los Deportes, ante unos 9.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de Chicho Sibilio.

Bastaron unos pocos minutos para que España sometiera al conjunto africano. Los jugadores congoleños se encontraron con el muro de la defensa española y carecían de recursos para acercarse al aro. Ante ese dominio defensivo, el combinado local pudo correr y atacar a placer. Un triple de Ricky Rubio, 4 puntos fáciles de Gasol, una canasta de Oriola... Todo sin apenas oposición. Hubo tiempo en el primer parcial para ver a Fernández de base. Lo hizo bien, revolucionando el juego y encontrando a los hombres grandes. Además anotó cinco puntos seguidos que le dieron confianza. Scariolo dijo tras el primer partido que esperaba que el jugador del Unicaja diera más y el madrileño pareció captar el mensaje y se mostró más incisivo.

30-7 de inicio

El primer parcial terminó con 30-7 para España y el partido ya estaba sentenciado. Aún así, España bajó su nivel de intensidad en el segundo parcial y eso se tradujo en falta de acierto. En los cinco primeros minutos del segundo cuarto solo anotó cinco puntos y la República Democrática del Congo redujo la distancia, que seguían siendo superiores a los 15 puntos. Dos triples de Rabaseda y Gasol volvieron a hundir al equipo visitante. El pívot de los Raptors ha jugado en Málaga a medio gas, algo normal porque se acaba de incorporar a la concentración. Y eso que ayer hizo 22 de valoración en 15 minutos con sorprendente facilidad. Dio la sensación contraria Ricky Rubio, al que se le ha visto muy intenso y llevando las riendas del equipo.

Fernández volvió a jugar en el segundo cuarto, esta vez como escolta junto a Ricky. Al descanso España ganaba por 54-28 con siete puntos y dos asistencias del escolta del Unicaja, que metió una canasta a una mano en el último segundo antes del descanso.

La segunda mitad ya no tuvo historia. Sirvió para ver cambios en el sistema defensivo español, con una zona 3-2, y algunas jugadas aisladas de las que levantan al público, como un mate de Gasol a una mano o algunas finalizaciones de Willy Hernangómez, absolutamente dominante (32 de valoración).

Volvió a salir Fernández para alegría de la afición malagueña, que esta vez formó pareja exterior con Quino Colom y tuvo tiempo para anotar un triple en transición. 77-49 terminó el tercer cuarto y algunos espectadores empezaron a desfilar hacia la salida para evitar los atascos. En el último parcial hubo recital de pases de Colom y de mates de Hernangómez y España se quedó cerca de alcanzar los cien puntos en el festival de despedida (96-64).