La tele que no vemos

MIKEL LABASTIDA

Hace casi veinte años España amaneció un día escandalizada por un suceso que había acontecido la noche de antes en el programa 'Sorpresa, sorpresa' de Antena 3 y que tenía como protagonistas a Ricky Martin, a una adolescente, a un perro y un bote de mermelada. Todo el mundo comentaba lo que había pasado en el espacio que por aquel entonces presentaba Concha Velasco. Había quien incluso daba todo lujo de detalles sobre la manera en que se había producido el incidente. Pocos eran en realidad los que lo habían presenciado en directo, pero raro era el que no tenía un conocido que lo hubiese visto en el mismo momento en que ocurrió. Aquello de lo que todo el mundo hablaba y muchos criticaban nunca sucedió, fue un bulo que corrió como la pólvora y no hubo manera de desmentirlo. Años después todavía se le preguntaba a la presentadora y al cantante -que supuestamente estuvo donde nunca estuvo- qué pasó. Y a ellos les tocaba confirmar por enésima vez que aquello fue un invento.

Por entonces no existían plataformas en las que ver los programas en diferido ni redes sociales para lanzar comunicados y así evitar malentendidos. Hoy sí. Pero da lo mismo. Se siguen produciendo los mismos equívocos. Pese a que tenemos muchos más medios para que los infundios no alcancen ningún puerto continúan propagándose de idéntica forma. Ocurrió hace unos días con una entrevista televisiva en la que supuestamente Bertín Osborne había dicho «¿Por qué no van todos a la mansión de Pablo Iglesias?», en referencia a los inmigrantes del Aquarius. Quien más y quien menos criticaba las palabras del cantante por lo que había leído pero nadie se había detenido a revisar la intervención. Lo cierto es que del cantante se espera cualquier cosa pero en este caso no había sido él quien pronunció la frase.

La tesitura se repitió ayer con unas declaraciones de Celia Villalobos sobre la manada que fueron sacadas de contexto por un vídeo cortado, que la mayoría dio por bueno. Contamos con más herramientas que nunca para saber lo que ha pasado, pero a veces la realidad nos gusta menos. Que la televisión a la carta no nos amargue una polémica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos