EL FAN STEPHEN KING

MIKEL LABASTIDA

Pocos creadores hay tan seriéfilos como Stephen King. Le da tiempo a ver todas. No hay título que se le escape. De 'Stranger Things' dijo, en mitad del furor que causó la primera temporada, que era «entretenimiento extremo y excitante». Para 'La maldición de Hill House' también tuvo buenas palabras hace poco. «Es genial. Cerca de la obra de un genio, de verdad», afirmó entusiasmado. Ahora le ha tocado el turno a la española 'La casa de papel', que también ha caído en las garras del escritor y la ha degustado con felicidad. «Si te gustan las de atracos, te va a encantar esto. Es una bomba», escribió en twitter sobre la ficción de Atresmedia. Apúntate un tanto, Álex Pina.

La producción protagonizada por Úrsula Corberó está imparable. Tiene una enorme lista de seguidores, célebres y anónimos; no hay mercado extranjero en el que no arrase, generando públicos de lo más dispares; y se ha traído para España el Emmy Internacional, un hito que coloca a este título a un nivel en el que ciertamente han estado pocas series españolas. Y no por contar con un reconocimiento internacional, que ya existen muchas propuestas nacionales que lo tienen, sino por haber generado un movimiento fan tan grande y tan diverso. Todo el mundo conoce a Tokio, Moscú o Berlín. Las máscaras con la imagen de Dalí se han alzado como un símbolo. Y el «Chiqui Pum, Chiqui Pum, Chiqui Pum» de Nairobi ha pasado a los anales de las grandes expresiones catódicas.

'La casa de papel' no es una serie perfecta. Es más, a medida que avanzan los episodios se vuelve más tramposa y se pierde con historias paralelas que nada tienen que ver con el punto de partida. Pero ha dado con la tecla. Ha sabido conectar con una audiencia global. Y esto hay muy pocos títulos que lo consiguen. 'Juego de tronos' lo ha logrado, por descontado. 'Perdidos' lo hizo en su día. No las estoy comparando con el título de Vancouver, pero desde luego juega en esa liga. En la liga de las historias que traspasan fronteras y son capaces de empatizar con espectadores con exigencias distintas. 'La casa de papel' va a ser el punto de partida de muchas cosas buenas. Ya es un referente.

 

Fotos

Vídeos