SERIETONTERÍA

MIKEL LABASTIDA

El Barómetro OTT elaborado por Geca, cuyas conclusiones se presentaron hace unos días, indica que las mujeres son más fieles que los hombres viendo series: ellas aguantan hasta el final en un 76% de ocasiones frente al 68% en que lo hacen ellos. También cuenta que los títulos que mayor furor han causado en las plataformas en los últimos meses, además de 'Juego de Tronos', han sido 'Modern Family', 'La casa de papel' y 'Anatomía de Grey'.

Echo en falta en esa investigación un apartado dedicado a analizar cómo la seriefilia está atrofiando nuestros cerebros. Esto de mantenerse al día con tantos títulos, de alternar todo tipo de tramas y de pegarnos atracones cada dos por tres no nos está viniendo bien para la cabeza. Los síntomas hace tiempo que se dejan notar entre los mayores consumidores de ficción y quedaron en evidencia principalmente con la última temporada de los de Poniente. No había semana en que no protestaran (protestáramos) por alguna razón hasta el punto de llegar a lanzar una petición por change.org para que se rehiciese al completo la última tanda de capítulos.

La falta de oxigenación en el seso también se ha dejado notar con el boom de 'Chernobyl', el último pelotazo de HBO. La versión sobre el accidente nuclear recibió críticas por no contar en el elenco con actores negros, por más que en aquella época en la URSS apenas hubiese personas racializadas. No dejes que la realidad te estropee un buen tuit.

Cuando creíamos que tal vez estos eran dos ejemplos puntuales y que la serietontería no era tan grave llegan 20.000 cristianos y le envían a Netflix una solicitud para que retire 'Good omens' (adaptación de la novela de Neil Gaiman y Terry Pratchett) por considerar que blasfema contra la religión. Lo peor no es solo que la gente pierda el tiempo sintiéndose ofendida y abogando por la censura sino que una vez puestos a protestar no saben ni a dónde deben acudir. Porque esta ficción sobre el bien y el mal en realidad se emite por Amazon. Esta última ha reaccionado con humor y por redes ha pedido a su competidora que cancele su serie y ellos harán lo propio con 'Stranger Things'.