Las series de mi vida

Canción triste de Hill Street. /
Canción triste de Hill Street.

Iván Escobar, el showrunner de la tercera temporada de ‘Vis a Vis’, nos revela las series por las que siente predilección

MIGUEL A. OESTE

El guionista Iván Escobar ha escrito series de televisión como ‘El Barco’, ‘Los Serrano’, ‘Los hombres de Paco’ o ‘Vis a Vis’. De la tercera temporada de ‘Vis a Vis’, que llegará a FOX España en abril, es el showrunner; o lo que es lo mismo, es el responsable de la dirección creativa de la serie. La ficción serial, cuyas dos primeras temporadas se emitieron en Antena3, ha tenido un gran éxito fuera de España y la BBC ha comprado los derechos para hacer un remake en Inglaterra. ‘Vis a Vis’ narra el día a día de una cárcel de mujeres. Una serie que se caracteriza por incomodar, sugerir, sorprender y estimular al espectador. Como señala Iván Escobar «la serie ha tenido desde su nacimiento un objetivo claro: no dejar indiferente. Que lo que sucede dentro de las 40 pulgadas de pantalla genere sensaciones. Que nunca deje frío». Y sin duda no lo ha hecho a tener del gran éxito de público y crítica y los numerosos seguidores que esta teleserie encuentra en otros países. Quizá es porque ‘Vis a Vis’ es una serie que hurga en los sentimientos más primarios del ser humano como si fuesen pequeños cortes infectados. En una época de lo «políticamente correcto», las presas «del mono amarillo» se muestran tal y como son: rabiosamente imperfectas», explica Escobar. Un guionista que dignifica su trabajo y que siente predilección por esos personajes que luchan contra el mundo aunque no dispongan de otra arma que la voluntad, como la Sargento Catherine de ‘Happy Valley’, o las carismáticas protagonistas de ‘Vis a Vis’.

Iván Escobar.
Iván Escobar.

Aquellos maravillosos años

«El escritor catalán, Manuel Vázquez Montalbán, escribió que ‘nuestro verdadero hogar está muy cerca de la tapia en la que orinamos cuando teníamos nueve o diez años’. ¿Qué demonios significa eso? Pues que nuestro único y verdadero hogar es la infancia. Así de simple. Por eso, en mi lista de series favoritas, figura ‘Aquellos Maravillosos años’. La serie que habla de todas las infancias. De sus traumas, sus anhelos y sus decepciones. Del primer amor y el primer fracaso. Aquella cabecera sincopada y con saltos en Super 8, acompañada de la voz rota de Joe Cocker se convirtió en una epifanía de lo que podía ser nuestra propia vida».

Aquellos maravillosos años.
Aquellos maravillosos años.

Happy Valley

«He mentido. Realmente no me gusta Happy Valley, me gusta ella, la Sargento Catherine. Tiene todas las imperfecciones y defectos que necesito para enamorarme de un personaje. Es volcánica, profesional, metepatas y de una inteligencia emocional deslumbrante. Su vida es un puñetero drama, una broma del destino. Baste con decir que cuida de su nieto, fruto de una violación que sufrió su hija, una adolescente que decidió suicidarse después de parirlo. Como el marido de Catherine no soportaba la presencia del dichoso nieto, la abandonó y ahora la sargento cuida a ese pre-adolescente conflictivo y a su hermana ex alcohólica. Me arrepiento de haber destripado el entramando emocional de la serie inglesa. Además, dicho así, de corrido, parece el argumento barato de un culebrón… y lo es. Pero Catherine, ¡ay!, Catherine reinventa la serie y la conduce a lugares que yo defino de ‘toma de tierra’. Es decir, de una verdad y una solidez apabullante. ¿Cuáles son las tramas? ¿Qué conflictos explora? ¡Y qué más da! Mientras Catherine siga fumando un cigarro, en la parte de atrás de su pareado de clase media de Yorkshire, yo seguiré con ella. Disfrutando de las miserias de la vida».

Happy Valley.
Happy Valley.

V

«Me refiero a la antigua, no al remake. Aquella que tenía un hálito de película de serie B y que fue emitida en España en la década de los ochenta. Gracias a aquella ficción, una generación nos introdujimos, sin saberlo, en el mundo ‘bondage’. Da vergüenza reconocerlo, pero nos excitaban secretamente aquellas mujeres enfundadas en trajes de látex y cuya base alimenticia eran unos blanquísimos ratones de laboratorio. Aquella sexualidad retraída y enfermiza nos conectó a una serie distópica donde, por primera vez, amamos más a las malas que a los buenos».

V.
V.

Canción triste de Hill Street

«En esta serie estaba todo. La vida, la ficción, la mezcla de géneros, la ternura, la debilidad humana. En esta serie aprendí que, los personajes que se equivocan, son los que más quieres. Que la imperfección es la base del drama y que las contradicciones son infinitamente más interesantes que las virtudes. Es la primera vez que me encontré una serie sucia, donde los personajes iban mal afeitados, las esquinas olían a orines y los coches tenían los parachoques abollados. Todo supuraba verdad y por fin alguien me daba un buen consejo: ‘Cuidado ahí fuera…’».

Canción triste de Hill Street.
Canción triste de Hill Street.

Periodistas

«Sí, me gusta la ficción nacional. Tengo ese defecto. Veo series españolas, disfruto con las series nacionales y me encanta defenderlas en auditorios llenos de veinteañeros ‘cool’ que se masturban con el último capítulo de ‘Dark’ o ‘Mindhunter’. Todos ellos bailarían sobre mi tumba por citar una serie española, sin saber que es la estrofa de una canción de Siniestro Total. De la misma manera que destaco ‘Periodistas’ podría haber añadido en esta lista ‘Cuéntame’, ‘Siete vidas’, ‘Motivos Personales’, ‘El internado’, ‘Anillos de Oro’, ‘Policías’ y tantas y tantas».

Periodistas.
Periodistas.
Estrenos: De ilusionistas, guerras... y más de Superman

Hoy, 12 de marzo, se estrena ‘El ilusionista. (Deception)’, la nueva serie de Chris Fedak , conocido por ser el creador de ‘Blindspot’. La serie sigue las peripecias de Cameron Black (Jack Cutmore-Scott), un ilusionista, maestro del engaño, cuya vida empieza a verse ensombrecida a la vez que su reputación cae en picado. Para solventar esto y mediante sus dotes entra de asesor del FBI, donde podrá averiguar quién pretende acabar con él. Se trata de una gran producción realizada por Warner Bross International Televisión y ABC Studios. 

FILMIN. El 13 de marzo llega la serie de época de la BBC ‘Mi madre en tiempos de guerra’. La serie de cinco episodios está ambientada en un pueblo de Irlanda del Norte durante la Segunda Guerra Mundial, en concreto, en el verano de 1943. El desencadenante de la aventura será la instalación de 4.000 soldados americanos, que alterará la vida apacible de ese pueblo.

HBO ESPAÑA. El 22 de marzo se estrena una nueva serie vinculada al icono de Superman, ‘Krypton’, creada por David S. Goyer y Damian Kindler para Syfy. La nueva serie se centra en los abuelos de Superman, la Casa de El, condenada a la vergüenza, mientras trata de salvar su mundo de un fin que nadie parece creer. Una nueva inmersión en la búsqueda de la creación del gran superhéroe americano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos