Señoras intocables

ROSA BELMONTE

Paquita Salas no puede ser Torrente. Tampoco puede ser la película de AbFab. Tanto cameo... Bueno, puede serlo pero no tiene la misma gracia que cuando eran cuatro mataos (incluyo a Pajares). Paquita sigue siendo Paquita. Era difícil superar las promos de la espera, no ya de la serie, sino de la propia Paquita (el día que fue a la sede de Netflix, el dar por saco a los espantosos niños de 'Stranger Things', a los que veía como Santa Justa Klan). Quizá la nueva etapa sea mejor, quizá menos fresca, pero igual de descacharrante y amarga. Paquita es una perdedora y ese es su encanto. Paquita está tan dentro de nosotros que cuando vemos a Lidia San José en 'Luis Miguel' (la serie de la temporada, déjense de bobadas) pensamos que es un crossover, que qué tía Paquita consiguiéndole ese papel. Y con la aparición de 'Puente viejo' pienso que Paquita es más importante para 'Puente viejo' que 'Puente viejo' para Paquita.

Lo de los cameos tampoco es muy molesto si el cameo es el del final del quinto capítulo. Esa aparición mientras suena Rocío Jurado cantando 'Punto de partida'. El cameo de esa señora llamada Bárbara Valiente. Y no, no voy a destripar quién es, pero es uno de los referentes de Paquita. Tiene otros referentes que no se nos habían ocurrido. Se lo decía Brays Efe (o Paquita, yo qué sé) a Charo Lagares en el número de junio de 'Marie Claire'. Que lo que más le diferencia de Paquita es la edad. Y que entonces pensó en qué había visto en el cine con mujeres de 50 años que le hubieran impresionado. Pues Frances McDormand e Isabelle Huppert. Hombre, tienen más de 60, pero ole las referencias. Esta no atranca. Acababa de ver 'Tres anuncios en las afueras' y 'Elle'. «Son personajes que no viven la tragedia desde la desesperación, desde el dolor abierto, sino como algo que se suma a tu bagaje».

Por citar a otras intocables, no creo que Paquita sea inferior a Joan Didion, Vivian Gornick o a Fran Lebowitz. Vale, Paquita tiene guion, pero me refiero al concepto de mujer diciendo cosas y, sobre todo, al petardismo que las sigue. A toda esa idolatría tan chistosa.

 

Fotos

Vídeos