Romper roles, mirar distinto

La actriz Sandra Oh, en una escena de la serie 'Killing Eve'. /
La actriz Sandra Oh, en una escena de la serie 'Killing Eve'.

La serie de la BBC America 'Killing Eve', que puede verse en HBO España, es una deliciosa ficción fresca, irónica y perversa

MIGUEL ÁNGEL OESTEMálaga

«¿Por qué me haces esto?», pregunta un tipo que está a punto de morir en el episodio dos. «No tengo ni la menor idea», responde la asesina, con una sonrisa tan cándida que parece una broma o un juego. Y es que Villanelle (Jodie Comer) es un amor. Una mujer que bajo su cara de ángel esconde a una asesina despiadada. Una psicópata que disfruta con lo que hace. Y lo hace desde hace mucho tiempo, en cualquier lugar del mundo, tranquilamente. Pero en estas se topa con que hay alguien que la sigue, Eve Polastri (Sandra Oh), una agente que por las circunstancias va a convertirse en la persona que trate de atraparla.

Así contada, la serie creada por Phoebe Waller-Bridge a partir de las novelas de Luke Jennings parece algo ya visto, la típica historia de una asesina y su perseguidora. Un viaje de obsesiones a doble banda entre una y otra, que hemos visto muchas veces pero con roles masculinos. Y, sin embargo, estamos ante lo menos convencional en este tipo de historias. No porque cambien el género de las protagonistas, aunque también por eso. Sobre todo porque 'Killing Eve' es una serie desprejuiciada, fresca, sarcástica, elegante, con un tono irónico muy personal que la distingue de otros modelos similares y que continuamente se está saltando el camino fácil. Esto no nos debería sorprender demasiado (aunque la serie es una constante sorpresa en el tour de force que propone entre las dos protagonistas) si tenemos en cuenta que Waller-Bridge es la creadora de la también adictiva y estimulante 'Fleabag'. Aquella teleserie cínica y feroz que mostraba las experiencias y relaciones de una treinteañera en crisis con motivos poderosos que era de todo menos políticamente correcta.

Psicología femenina

De ahí que lo más interesante de 'Killing Eve' no sea la trama ni la peripecia del gato y el ratón por Europa, no, lo relevante es la representación de la mujer a partir de estos dos modelos de mujer tan distintos desde una narrativa ágil que potencia el uso de la música y las canciones que selecciona para crear esa atmósfera que se mueve entre la seducción y el asco, entre el miedo y el encanto. Este tono y este ritmo evita cualquier acción previsible, pero es un tono y ritmo que viene favorecido no tanto por la puesta en escena sino por cómo esta se ajusta al impecable papel de las dos protagonistas: Sandra Oh y Jodie Comer. Los registros expresivos de las dos actrices aguantando los primeros planos ofrecen una variedad de cómo explorar las emociones, pero también a la hora de dialogar, de la manera de moverse o de otros detalles.

Estamos ante una teleserie de aroma feminista aunque no lo parece. La representación masculina y femenina se invierte para igualarse. Menos mal. En el retrato de representaciones, el marido de Eve, Niko (Owen McDonnell) es quien se encarga de cocinar y quien se preocupa de ella, cuando la tradición en cine y series ha sido la contraria. Esto ha cambiado sobre todo en televisión. 'Killing Eve' es un ejemplo pero hay otras. En la serie son las mujeres las que llevan la voz cantante. La que se enfrentan a los hombres aunque sean sus superiores, las que tienen las ideas más inteligentes y se comportan para bien y para mal con mayor ingenio. De hecho, cuando Eve y Bill (David Haig) pierden su antiguo empleo para dar caza a la asesina, es Eve la que toma el mando de las operaciones en detrimento de su antiguo superior. Es decir, Waller-Bridge le da la vuelta a la tradición, pero es que además lo hace con originalidad, con un cierto aire nihilista que llega a perturbar. Porque a pesar de que la negación de toda moral en el personaje de Villanelle resulta obvia, este también se extiende como un gas en el paisaje de la serie. Por su parte, la puesta en escena plantea sensaciones encontradas a la hora de transmitir la impresión de vacío existencial o de enjaulamiento que quiere mostrar a través de una estética suave pese a la violencia contenida que retrata. En el fondo, los retratos psicológicos de las protagonistas sirven para desentrañar los funcionamientos de una sociedad conspirativa, corrupta, repleta de enfermedades anímicas. Si a eso unimos que uno no sabe nunca cómo va a reaccionar ni la sociópata ni tampoco la agente, 'Killing Eve' provoca que uno disfrute de un modo gozoso de las aventuras que propone. Tal vez la secuencia de la cena del episodio quinto en la que la se percibe tensión sexual, animal, violenta y otras muchas sensaciones definan la extrañeza de un modelo narrativo que ha sabido romper los roles y mirar de otro modo lo que se ha contado muchas veces.

Más series

Fox. Desde el 11 de mayo se puede ver bajo demanda en FOX la segunda temporada de 'Atlanta', creada e interpretada por Donald Glover, una de las series más estimulantes que se programan en la actualidad, aunque se hable poco de ella. La serie narra las peripecias de Earn, que tiene problemas de dinero, vive de su ex, sus padres no quieren saber nada de él, mientras trata de convertirse en el agente de su primo, Paper Boi (Brian Tyree Henry), un rapero que vende drogas para vivir y que empieza a ser conocido por sus canciones. Una comedia que parece otra cosa.

Cosmo. El 13 de mayo se estrenó la serie francesa de doce episodios 'Paris, etc.', que se mueve entre la comedia y el drama alrededor de la capital francesa y cinco mujeres muy diferentes que tratan de buscar su lugar en el mundo. Marianne es madre y jefa de la clínica Hotel- Deiu; Mathilde es una joven de 31 años que se considera insulsa y poco interesante; Nora es una literaria que intenta ganarse la vida como traductora; Gil es una mujer totalmente enamorada de su novio, que ahora regresa a París y Allison es la más joven de todas, y acaba de mudarse a la ciudad. Son cinco heroínas modernas.

Sundance TV. El próximo miércoles 16 de mayo se estrena el 'noir' filandés 'Bordertown'. La historia de Kari Sorjonen, uno de los mejores detectives de Helsinki pese a usar métodos poco convencionales. La serie ha cosechado diversos premios, como el de la mejor serie, actor y actriz que otorga la Academia Finlandesa de Televisión

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos