RITA MORENO

ROSA BELMONTE

Mañana, La 2 emite 'West Side Story'. Podremos ver a la grandísima Rita Moreno. Igual que Katy Jurado es mejor que Grace Kelly en 'Solo ante el peligro (menudo bobo Gary Cooper), Rita Moreno es mejor que Natalie Wood en el musical de Robert Wise. Y además podemos seguir disfrutando de ella. Con 87 años, la tía.

Netflix acaba de estrenar la tercera temporada de 'Día a día', que no es un programa de María Teresa Campos sino la traducción de 'One Day at a time', 'sitcom' de toda la vida con sus risas en directo sobre una familia estadounidense de origen cubano. Una madre, una abuela y dos adolescentes (un chico y una chica lesbiana). Y, por supuesto, un vecino. Netflix recoge la tradición de la comedia de situación ('Cosas de casa', 'Los problemas crecen', la que se les ocurra y recuerden). Rita Moreno es la «abuelita» (lo dicen también en la versión original, que es la que hay que ver para apreciar ese inglés trufado de español). Rita Moreno es lo tradicional, la que quiere celebrar los 15 años de su nieta, la que acepta la modernidad de las nuevas generaciones.

Decía Douglas Sirk que en el momento en que quieres educar al público estás haciendo una mala película. Vale, pero recuerda, gran Douglas, que en 'Sólo el cielo lo sabe' sacas a Thoreau en las manos de Jane Wyman y eso educaba de alguna manera al público, dándole a conocer el 'Walden'. Debo reconocer que la principal razón que tengo para adorar 'Día a día' es Rita Moreno, pero también soy capaz de ver en una serie para toda la familia temas importantes y relevantes: acoso sexual, racismo, inmigración, salud mental, armas, drogas, sexo entre adolescentes, violencia, género... Ver esta telecomedia es volver a casa, volver a lo que hemos visto toda la vida, nada de nuevas formas narrativas o vueltas de tuerca a los cerebros del telespectador, pero con los ajustes necesarios para que resulte contemporánea. Para ver lo que son hoy los Estados Unidos. Para disfrutar de Rita Moreno, una de esas personas que tienen Oscar, Emmy, Tony y Grammy. Y de esa cabecera. Aunque no lo crean, es la serie de moda.