RISTO ZAPEA SIN GRACIA

OSKAR BELATEGUI

Nos están poniendo ya verdes en Twitter?», preguntaba Risto Mejide en el debut de 'Todo es mentira'. La respuesta de Cuatro a 'Zapeando' en las sobremesas obtuvo un discreto 4% de cuota de pantalla con 478.000 espectadores de media, siendo casi doblada por el espacio de La Sexta, con el que comparte tono e intenciones. Mejide y sus colaboradores repasan la actualidad de lunes a viernes entendida como un cúmulo de titulares y chascarrillos sacados de internet. Todos iban muy acelerados, hasta el punto de que el cómico Miguel Lago tiró un vaso de agua. Cosas del directo y de los nervios del estreno. Más delito tiene el barullo que ahora se lleva en los platós -y que 'El Hormiguero' lleva al paroxismo-, con aplausos constantes del público, risotadas forzadas y ráfagas musicales a tutiplén.

«Es el primer programa y ya se me está haciendo largo», ironizaba -o no- el hombre de las gafas de sol, mientras los contenidos se sucedían con la dispersión propia de quien navega en la Red. De Kim Jong-un a Bertín Osborne; de Puigdemont a Vox. Recortes de prensa, vídeos de famosos, 'clickbaits' y secciones a cargo de los colaboradores para llenar hora y media en una cadena que el mismo día que estrenaba 'Todo es mentira' anunciaba que desmantelará sus informativos el 15 de febrero. Quizá no era el momento de hacer burla del periodismo en un canal que cambia la información por el entretenimiento.

Mejide asume con humildad la labor de ceder el protagonismo a sus contertulios de la mesa de 'debate': Antonio Castelo y Marta Flich compiten en sarcasmo, mientras Miguel Lago juega con su personaje de 'gentleman' de vuelta de todo. Elsa Ruiz, publicitada por Cuatro como «la primera cómica transexual», mantiene las maneras de youtuber, mientras la actriz Itziar Castro juega a 'destroyer' con su gordura. Estuvo feo burlarse del embalsamador de Franco, un hombre mayor que accedió a la entrevista, mientras Paula Echevarría accedió a ser la madrina del espacio... con tal de hablar de su nueva serie para Mediaset. El domingo, Mejide regresa al sosiego del sofá Chester charlando con otro hombre de la casa: Jesús Vázquez.