Regreso a Puente Viejo

María y Gonzalo (a los que dan vida Loreto Mauleón y Jordi Coll), en la escena del día de su boda de una temporada anterior. :: atresmedia/
María y Gonzalo (a los que dan vida Loreto Mauleón y Jordi Coll), en la escena del día de su boda de una temporada anterior. :: atresmedia

Los actores Jordi Coll y Loreto Mauleón vuelven a 'El secreto de Puente Viejo' en la nueva temporada, que se estrena en septiembre. «Los dos han cambiado y su relación no es la misma», dice la intérprete donostiarra, que encarna a María

JULIÁN ALÍA

Una historia que parecía olvidada se convertirá en una de las tramas más potentes de la nueva temporada de 'El secreto de Puente Viejo' (Antena 3, 17.30 de lunes a viernes), que verá la luz en septiembre. Lo hará de la mano de Jordi Coll (Mataró, 32 años) y Loreto Mauleón (San Sebastián, 30 años), que regresan a esta serie, que arrancó allá por 2011, para continuar las aventuras de Gonzalo y María, el matrimonio que se ve obligado a abandonar Cuba y volver al pueblo, a Puente Viejo. Ambos llevaban dos años sin salir en la ficción.

El actor, que participará en la próxima edición de 'Tu cara me suena', recuerda que nunca se ha ido, porque su mujer (Marta Tomasa, Fe en la serie) trabaja en 'El secreto de Puente Viejo'. Coll ha vivido el regreso «con mucha ilusión», y también con más nervios de los que se esperaba el primer día, pero reencontrándose con viejos compañeros a los que quiere mucho. «Cada uno tiene su vida y a veces cuesta verse, pero así tenemos una excusa para volvernos a ver al cabo de unos años», bromea el catalán, que guarda un cariño especial a la serie porque fue su primera 'grande' a nivel nacional.

En cuanto a su personaje, afirma Coll que la reaparición de Gonzalo «es muy interesante». Le encanta que haya suspense y que la gente se pregunte «¿pero qué está pasando aquí?», algo por lo que se van a caracterizar las nuevas entregas.

«Para ponerse al día de la serie se necesitan tres años de no parar de ver capítulos», dice Coll

La vuelta de Gonzalo y María forma un «tridente de amor» con Fernando Mesía, «tres personajes que tuvieron mucho recorrido en anteriores temporadas», recuerda Coll. «Son tres almas que chocan. O se atraen mucho, o todo lo contrario. En la distancia, la relación se ha agravado. Son personas distintas y este reencuentro es inquietante, aunque si está Fernando Mesía de por medio siempre lo es», aclara.

Consciente de que «para ponerse al día se necesitan unos tres años de no parar de ver capítulos», Coll refresca un poco la historia de Gonzalo. Él venía de las misiones, se ordena sacerdote y se enamora locamente de María. Ella también se enamora de él, «cosas que salen bien en la vida», pero él era cura y no podía desposarla. Es ahí cuando aparece Fernando, al principio bueno, honorable, con dinero... «Total, que se casó con él. De hecho, los casé yo. Finalmente, el amor afloró y resultó que Fernando no era tan bueno como parecía; la drogaba, la forzaba... Muy majo. Me dio una paliza de muerte y me enterró vivo», rememora sin poder separarse de su personaje.

Por su parte, Loreto Mauleón sigue haciéndose a la «marcha del día a día de Puente Viejo, que es durilla». Declara que en los rodajes lo pasan muy bien, pero «es todo muy rápido y hay que estar alerta todo el rato». Adaptándose al nuevo ritmo, la actriz revela que Gonzalo y María «vuelven muy diferentes, sobre todo en cómo se llevan entre ellos».

Pero toda esta historia no tendría sentido sin Carlos Serrano, que da vida al propio Mesía. Como intérprete dice sentirse muy agradecido, tanto por su regreso, hace ya unos meses, como por la vuelta de sus compañeros. Sin embargo, desde el punto de vista de Fernando, «que vuelvan estos dos le toca un poco lo tocable». «Van a sacar lo peor del psicópata que Fernando lleva dentro», apostilla Serrano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos