LA NUEVA INFIDELIDAD

MIKEL LABASTIDA

Las series han inaugurado una nueva infidelidad. Si no eran ya de por sí suficientes las tentaciones que teníamos que vencer a nuestro alrededor, la adicción por estos productos pone ante nosotros otro reto más que superar. ¿Se podría considerar como infidelidad el hecho de ver en solitario un capítulo de una serie que normalmente compartes con tu pareja? No es un asunto baladí. Una relación puede resentirse seriamente si el ritmo de disfrutar títulos de cada miembro es diferente. Y, sobre todo, si uno oculta al otro que ha continuado viendo capítulos con nocturnidad y alevosía. Lo de las series está tomando tal dimensión que no tardará el día en que alguien alegue ante el juez que se divorcia porque no consuma (y consume) series al mismo ritmo que su cónyuge.

Cuando en 'Orange is the new black' Piper ingresa en prisión le pide a su novio que no vea 'Mad Men' sin ella. Finalmente este tras dudarlo mucho decide seguir con las historias de Draper y compañía por su cuenta y sin confesárselo a su pareja. Sin que haya cárceles de por medio podría plantearse una situación similar en otros casos, cuando uno de los dos se va de viaje o no está disponible por otra razón. ¿Y si la persona con la que vives se duerme habitualmente en el sofá? ¿Y si su poder de concentración es menor que el tuyo? ¿Y si tiene demasiado trabajo y no pasa demasiado tiempo en casa? ¿Debe uno mantenerse fiel? He ahí el dilema.

Estas cuestiones no surgían cuando únicamente había un modo de seguir las series (semanal y a la espera de que cada canal lo emitiese). El hecho de que las producciones se vuelquen en la actualidad en su integridad para que cada cual haga lo que le plazca con los capítulos (racionárselos o darse un atracón de noche) y la multiplicación de pantallas (la infidelidad ahora se puede cometer con el móvil en el autobús o con el iPad mientras comes en el trabajo) pone las cosas difíciles. No queda otra que mantenerse firme o dejarse llevar por la tentación, que suele ser la mejor manera de vencerla. Aunque lo que se lleva son las parejas abiertas, las que disfrutan de unas series en común y tienen otras con las que se recrean por separado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos