MIRIAM YA NO VIVE AQUÍ

ROSA BELMONTE

Igual que uno vota en contra, también se alegra de que gane cualquiera en 'Gran Hermano VIP' frente a algún merluzo. «Demonios, yo nunca voto por nadie, voto en contra de alguien» (W.C. Fields). En este caso, se trataba de Miriam Saavedra contra Suso (ha anunciado que no va a participar en ningún reality más, a ver si es verdad). Es cierto que el triunfo de la peruana se veía venir. Diez veces nominada y diez veces salvada. Y qué manera de ganar la de la princesa inca, con permiso de Yma Sumac.

Durante el concurso se ha comportado como un gremlin (de los graciosos). Cuando Jorge Javier Vázquez dijo su nombre le dio por ser Nuria Espert. La mujer de rojo en actriz trágica. Se tiró al suelo con el maletín, gritó, se retorció, se abrazó a su madre reptando, gritó más, dijo mucho «carajo»... Dando espectáculo hasta el final. Porque se le veían las piernas pero, despatarrada, parecía la Cleopatra de 'Freaks' cuando ya se ha convertido en una gallina. «Koalita, Koalita», decía. Y El Koala ni se acercó a felicitarla. Mónica Hoyos no fue al plató para no tener que aguantar el triunfo de su archienemiga. Ha sido la cuarta edición más vista de todos los 'GHVIP' (la audiencia de la final fue de 3.649.000 espectadores y 32,6% de cuota de pantalla), mientras que la de 'OT', la ganada por Famous, ha sido la menos vista de la historia del concurso. Un rollazo y una mariconez. Normal el barbecho de TVE.

Sin embargo, en 'Gran Hermano VIP' Suso se ha comido los mocos (lo contó Lydia Lozano) y ha situado Australia en Argentina. Miriam ha puesto motes. A Aurah, Señora Zanahoria; a Suso, Champiñón triste; a Makoke, Benjamin Button; a Asraf, Asnar, y a Mónica Hoyos, Señora Dorotea. Y está lo de «maldito muñeco» a Ángel Garó. Verdelis soltó el jueves algo tan redicho como esto: «Hay quien ha tenido que limpiar su imagen en la casa. Y hay quien con su imagen ha limpiado la casa. Esa ha sido Miriam». Soy más de la frase de Ángel Garó sobre Miriam: «A ti te apoya el público porque no vive contigo». No querríamos vivir con ninguno de esos especímenes, pero ella nos ha entretenido.