Mario Casas: «Me habría gustado más 'bruterío' en 'Instinto'»

IKER CORTÉS

Seis años después de 'El barco', Mario Casas (A Coruña, 33 años) regresa a la televisión. Lo hace con 'Instinto', una suerte de thriller erótico que empieza a emitirse hoy en Movistar+ (son ocho capítulos) y en el que le acompañan actores como Ingrid García-Jonsson o su hermano, Óscar Casas. En la serie, el mayor de los Casas da vida a Marco Mur, el joven CEO de Alva, una compañía tecnológica puntera. Genio, a medio camino entre Elon Musk y Steve Jobs, levantó la compañía junto a su amigo y socio, Diego Bernal (Jon Arias).

Subidos a la cresta de la ola, podría pensarse que Marco lo tiene todo, pero no es así. Introvertido y con escasas habilidades sociales, trata de contrarrestar su ansiedad y los problemas que arrastra en un exclusivo club donde da rienda suelta a sus deseos más primarios.

La llegada de una nueva compañera de trabajo (Silvia Alonso) romperá el equilibrio entre ambos socios y la aparición en escena de la madre de Marco traerá consigo antiguos traumas. «Ha sido un rodaje complicado, porque Marco no es un personaje hecho para empatizar. No cae bien y está muy metido para dentro, pero creo que en la última secuencia del octavo capítulo puedes llegar a entenderlo», explica Casas.La serie ha promocionado como una de sus grandes bazas su componente erótico y sexual, si bien al final resulta ser menos transgresora de lo que parecía. «Al final, yo no monto la serie, la conciben el director, la productora, la plataforma... Le han dado un tono más fantasioso, más idílico y menos soez. Durante el rodaje, yo hice algo más soez. A mí me hubiese gustado un poco más de 'bruterío', suciedad y ambigüedad en 'Instinto'», concluye.