«El 'Un, dos, tres...' fue un regalo inolvidable»

Luis Larrodera./
Luis Larrodera.

«Adaptándolo y ajustándolo al tiempo actual, podría tener perfectamente un hueco», dice Luis Larrodera, que mañana aparece por partida doble en televisión con '¿Juegas o qué?', en La 1, y 'Ven a cenar conmigo', en Telecinco

JULÍAN ALÍAMadrid

De la nada te monta un concurso, y algo más tarde te comenta una cena, en esta ocasión, de famosos. Luis Larrodera (Zaragoza, 45 años) hace mañana doblete en televisión: primero con '¿Juegas o qué?', el concurso de Secuoya Contenidos de La 1 de TVE que, a partir de las 18:20 horas, y mediante distintos cómicos y presentadores, plantea juegos y preguntas a transeúntes de distintas localizaciones españolas. Y después, en torno a las 22:40 horas, le pone la voz al programa 'Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition' (Telecinco), en el que Rosa López prepara un menú vegano para Raquel Mosquera, Laura Matamoros, Francisco y Aless Gibaja.

- Ha participado en infinidad de concursos. ¿Qué tiene de original '¿Juegas o qué?'?

- El factor sorpresa, sin duda. Los concursantes, que no saben que lo van a ser, se encuentran con el programa donde menos se lo esperan. Ver sus caras, por ejemplo, cuando descubren ese plató que 'ha aparecido de la nada' es genial. Que sea algo inesperado lo hace diferente a los demás concursos actuales.

- Si fuese un viandante anónimo, ¿se atrevería a participar?

- No sé, no lo tengo claro. Supongo que dependería del momento en el que me lo dijeran. Pero, vamos, prefiero ser yo quien lo propone...

- Como presentador, ¿tiene algún programa soñado?

- Ahora mismo, no, la verdad. Sí me identifico más con el género del entretenimiento, pero no con un formato concreto.

- A la misma pregunta a otros presentadores, la respuesta más repetida es el 'Un, dos tres...'. Usted pudo presentarlo en 2004. ¿Qué recuerdo guarda?

- Aquello fue un regalo inolvidable, que valoro con muchísimo cariño y agradecimiento. De entre los mil y un recuerdos que tengo de aquella etapa, destacaría la ilusión y el compañerismo entre todos los que hacíamos el programa, tanto delante como detrás de las cámaras. Éramos una piña.

- ¿Por qué diría que es ese 'programa soñado'?

- Porque es algo más que un programa de televisión, es una parte inolvidable de las vidas de muchas generaciones. Ver el 'Un, dos, tres...' era todo un acontecimiento que trascendía lo meramente televisivo. Era un fenómeno social en un tiempo sin móviles ni internet, y en el que sólo había dos cadenas de televisión y todo era mucho más inocente.

El doblaje le tienta

- ¿Cree que los concursos y programas clásicos tendrían cabida en la televisión actual?

- Sí, claro, ¿por qué no?

- ¿Y cuál recuperaría?

- El 'Un, dos, tres...', por ejemplo. Adaptándolo y ajustándolo al tiempo actual, podría tener un hueco perfectamente. Lo tiene todo.

- También ha puesto la voz en 'off' a varios formatos. ¿Cómo surgió?

- El primer programa al que puse mi voz fue 'Supernanny', y surgió de un modo inesperado. Me llamaron desde la productora, quedé con ellos, leí un texto y aquella fue mi prueba. Ahora mismo, sigo en 'Ven a cenar conmigo' en sus dos ediciones, la diaria y la 'Gourmet Edition', y soy muy feliz formando parte de estos programas.

- ¿Le han tentado alguna vez en el mundo del doblaje?

- Aparte de las locuciones en programas y documentales, y también en publicidad, de momento no ha surgido la oportunidad de hacer doblaje. Me encantaría. ¡Ojalá algún día pueda hacerlo!

- ¿Por qué la serie '45 Revoluciones', en la que actúa, y que se ha emitido este año, no logró conectar con la audiencia?

- No lo sé, y fue una lástima. Con la perspectiva del tiempo, podríamos buscar razones, pero sigo convencido de que hicimos una buena serie. Ahora, en Netflix, tendrá una nueva oportunidad para que la gente pueda descubrirla y disfrutarla.