'LOS NUESTROS 2'

MIKEL LABASTIDA

Tlecinco estrenó en 2015 una serie bélica. No tenía nada que ver con 'Sálvame', por mucho que aquello pueda parecer cada tarde un campo de batallas. Aunque Lydia Lozano y Belén Esteban se cuelan en cualquier rincón de la programación (que se lo pregunten a Risto), en esta ocasión no hicieron acto de presencia. La cadena presentaba una ficción sobre una unidad de intervención rápida del Grupo de Operaciones Especiales del Ejército español y ponía al frente del dispositivo a Blanca Suárez y Hugo Silva. Y aunque costaba creerse a ambos en esos papeles, el título funcionó muy bien y le otorgó notables datos de audiencia a la emisora. Aquello habría podido quedarse en un éxito de ficción de Mediaset, pero el grupo no se conformó y decidió encargar una segunda parte, que ha llegado ahora a las pantallas. Y la recepción ha sido diferente. En su primer cara a cara con 'Matadero', ha salido perdiendo. Y por mucho.

De la original conserva el nombre y el espíritu guerrero. Nada más. Esta vez han colocado para dirigir la operación a Paula Echevarría, que hace las veces de sargento primero de la Brigada Paracaidista, que se ofrece voluntaria para llevar a cabo una acción en Siria. Esta tesitura sirvió de caldo de cultivo de las redes sociales el miércoles por la noche, que fue cuando Telecinco estrenó su última propuesta. Los usuarios tenían ganas de cachondeo y poca compasión. Fueron pocos los que se creyeron que la impoluta actriz diese la talla en la misión. No pasó inadvertido lo bien peinada que iba aunque se enfrentase a todo tipo de peligros y ataques, que no tenía ni un rasguño pese a las vicisitudes que debía pasar, o que lograse mantener el maquillaje como si acabase de salir de una sesión de estética durante todo el capítulo.

Nunca creí que defendería a Echevarría, pero me pareció injusto que todas las balas se dirigiesen a ella, mientras que Rodolfo Sancho pasase más inadvertido, pese a que sus méritos para estar en esta producción fuesen muy similares. El problema de 'Los Nuestros 2' no son solo sus protagonistas; es la propia serie en sí, que no es creíble en ningún aspecto y resulta un auténtico despropósito.