'JUEGO DE TRONOS'

JOSÉ ENRIQUE CABRERO

Lo mejor de 'Juego de Tronos' es que termina. Las cosas que no terminan, o no deberían haber empezado o están mal contadas. Terminar es bueno, es un éxito, una muestra de que importa. De que trasciende. No importa cuántas precuelas o secuelas se inventen para estirar el chicle; la serie de HBO, en cuestión de un mes, habrá terminado. Y eso es bueno. El primer capítulo de la última temporada ha batido todo tipo de récords. A mí me dejó frío. Si este fuera el principio de una película, me parecería pobre. Poco atractivo. Demasiado predecible. Entiendo perfectamente que hacía falta un capítulo para colocar a todos los personajes en su sitio y recordar a los espectadores más olvidadizos dónde nos habíamos quedado. Pero, aún así, esperaba algo más. ¿Una temporada de seis capítulos? Quería un infarto semanal. Lo mejor del episodio fue el nuevo 'opening': las losetas congelándose, conquistando terreno como en un juego de mesa, levantando fortificaciones inesperadas, dibujando la última defensa posible en el tablero.

A ver, que no es que fuera un capítulo malo. Fue un capítulo más, y eso, a estas alturas, es aspirar a poco: si tienes a todo el planeta mirando, lúcete desde el principio y no desaproveches la oportunidad. El segundo, estoy seguro, no será así. Ya hay demasiadas tensiones plantadas -otra vez- sobre el terreno. Ya toca explotar. ¿Mi apuesta? Primeros cadáveres a la vista, entre ellos, uno de los personajes clave. Uno de los que duela. Para que todos los que hemos dicho que el primero ha sido un poco 'gñé' nos quedemos a cuadros.

A los lectores este final nos sabe a veneno en copa dorada, como lo de la boda roja. No es exactamente una traición, pero, después de tantos años esperando la novela final y que hayamos visto empezar y terminar una serie de televisión inspirada en sus páginas, todo este espectáculo suena a broma. Más cuando parece que el final de la serie tendrá poco que ver con el de las novelas... En fin, George, lo dicho. Que lo bueno es terminar. Termina ya.