Jorge Ponce: «Le di una adolescencia horrible a mis padres»

Jorge Ponce: «Le di una adolescencia horrible a mis padres»

De chico de los recados a subdirector de 'La Resistencia'. El malagueño se consagra como uno de los grandes cómicos del país, aunque al inicio soñara con ser guionista de cine

MARINA RIVASMálaga

Residente en Madrid pero malagueño por bandera. Nada ni nadie logra borrarle la sonrisa de la cara, ni siquiera las noches de insomnio por su reciente paternidad. Y es que Jorge Ponce se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera, entre otros motivos, por el éxito de 'La Resistencia', el programa que Movistar que presenta David Broncano, con el que comparte una afición poco común, el squash. Quién iba a decirle a aquel 'perla' que no soltaba su moto, que acabaría convirtiéndose en todo un referente de la comedia a nivel nacional.

¿Café sólo o con leche?

–Como buen malagueño, un mitad.

¿Tortilla con o sin cebolla?

–Con cebolla, siempre.

¿Gran Vía o la calle Larios?

- Uf, pues, hasta Callao por Gran vía y luego cogemos calle Larios.

¿Un rincón de Málaga?

–Los Baños del Carmen.

¿Y de Madrid?

–La plaza Conde de Miranda.

¿Le ha cambiado la paternidad?

– Como a todo el mundo, mi vida personal más allá del trabajo se reduce bastante y se centra en ella, que con 10 meses son muchas risas con ella, pero también te digo que llevamos un mes y pico sin dormir. La paternidad es irracional, como un primer enamoramiento.

Todos sus amigos están ahora en Madrid después de tantos años…

– Claro, unos 14-15 años desde que me vine, en cuanto acabé Comunicación Audiovisual, en Málaga, me vine aquí a hacer un Máster de guion y ya cuando pensaba volverme a Málaga porque no me había salido nada, me llamaron para ser becario de producción en 'Caiga Quien Caiga'.

¿El de Arturo Valls, Manel Fuentes y Juanra Bonet?

–Ahí, ahí… Llevando algún traje a la tintorería.

¿Ya se veía poniéndose delante de cámaras en aquella época?

– Ni de coña (ríe). Yo quería ser guionista y no pensaba en comedia, pensaba en películas.

¿Cree que los andaluces lo tienen más fácil en Madrid para el tema del humor?

–Nuestro acento es guay, pero no es garantía de nada, tenemos que sustentarlo con un buen contenido. Dani Rovira es colega mío y tiene un acento muy marcado pero el tío es muy rápido y gracioso. Y los hay que el humor andaluz no les gusta.

¿Ahora le ha disminuido un poco el acento, pero cuando vuelve a Málaga, vuelves al 'illo' y al 'perita'?

–Allí me sube el acento y el 'illo' y el 'perita' no se van nunca (ríe).

¿Dónde vivía?

– Al principio en el barrio San Andrés y después entre Benalmádena y Torremolinos.

¿Tuvo una etapa difícil en la adolescencia?

–Uf, le di una adolescencia horrible a mis padres, con 13 años ya era un perla (ríe), pero por otro lado, en el instituto sacaba muy buenas notas, incluso sobresalientes y a las 15 ya empecé a trabajar de camarero. Compaginaba eso con el parque, las motos, el llegar tarde a casa… entonces a mis padres les era complicado regañarme.

Si su hija le hace lo mismo cuando crezca, ¿qué le dirá?

–Pues mira, tengo una mente abierta, no voy a ser un policía en casa, marcaré una raya cuando haya que hacerlo, pero hay cosas que uno tiene que experimentar. Pero bueno, ya te contaré dentro de 15 años.

¿Cómo hace para mantener el buen humor todo el día?

–Yo siempre voy a estar todo el rato lo más feliz que pueda, no me gusta amargarme ni estar enfadado.

Muchos piensan que los cómicos viven todo el rato entre chistes…

–Y se equivocan, con muchos de mis amigos como Broncano o Berto, que quedo mucho con ellos, solemos hablar en las cenas de todo tipo de temas, algunos muy serios. El cómico tiene que ser gracioso sobre el escenario, eso es lo difícil, porque todos hemos tenido que mantener la compostura aunque estuviéramos en un momento complicado.

¿Qué proyectos tiene preparados para los próximos meses?

–Pues mira, el 6 de octubre empezamos una vez al mes con una función en Callao, Hard Party 2, con Antonio Castelo e Iggy Rubin y lo iremos llevando también una vez al mes por ciudades de España.

¿Málaga está entre esas ciudades?

–De momento no está fijada, pero tenemos ganas de ir. ¿Sabes que nunca he actuado en Málaga? Alguna cosa de radio he hecho, pero nada más.

Y luego la segunda temporada de La Resistencia…

- Sí, el 10 de septiembre vuelve y también estaré en 'A vivir' en Cadena Ser.

¿Cómo conoció a Broncano?

–Lo conocía desde hace tiempo por la televisión y luego nos unió el absurdo deporte que es el 'squash'.

¿Se unieron dándole a una pelota contra la pared?

–Sí. No lo practica casi nadie, pero como somos tan frikis, empezamos a quedar para eso y ya desde las primeras veces me ganaba, se le da muy bien la raqueta.

Y desde que es subdirector de La Resistencia, ¿está en uno de sus mejores momentos?

–Sí, muy guay. He trabajado mucho, he pasado por muchos sitios y ahora creo que empiezo a encontrarme a mi mismo. Ojalá dure mucho este programa.

Si se le hubiera dado la oportunidad cuando soñaba con trabajar en cine, de hacer el guion de una película, ¿cuál sería?

–Quizá 'Hijos de los hombres', pero, como guion perfecto, 'Toy-Story 2'.

¿Y con qué película se siente identificado?

–Papá Piquillo, de Chiquito de la Calzada (ríe).

¿Y a quién elegiría como protagonista de una película que usted mismo guionizara?

– Casey Affleck me flipa.

Igual que hace usted en La Resistencia, cuando le pregunta a la gente en la calle, complete la frase: El postureo es…

–Algo que todos acabamos haciendo (ríe), que yo también tengo Instagram.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos