LAS HERIDAS ABIERTAS

MIKEL LABASTIDA

Aunque el verano es época propicia para ello no siempre es sencillo volver a casa, reencontrarse con la familia, convivir con ella, remover el pasado, desenterrar fantasmas. Un caso extremo es lo de 'Heridas abiertas', la desasosegante apuesta estival de HBO, basada en una novela de Gillian Flynn, en la que una periodista ha de regresar al pueblo en el que se crió para cubrir un crimen allí cometido. Y eso significará el reencuentro con una madre tóxica, incapaz de mostrar una pizca de ternura o de misericordia acaso por su hija, pese a las claras evidencias de que esta se halla completamente abatida por la vida. Para pasar por taller, aunque difícilmente le vayan a encontrar piezas suficientes para arreglar. La estupenda Patricia Clarkson interpreta a Adora, la manipuladora y fría matriarca, más preocupada por las apariencias y por los reproches de actos anteriores que por ofrecer algo de cariño y cobijo a su hija. Con esa madre lo mínimo que le puede pasar a uno es que caiga en el alcohol y en la autolesión, como le ocurre a la protagonista de la historia.

¿Hay algo nuevo en esta trama? No. Pero lo que atrapa de ella es el espejo en el que sitúa al espectador (es inevitable sentirse cómplice y terminar siendo algo masoquista al encontrar placer ante tanto dolor mostrado -como ocurría con el libro 'Tan poca vida', de Hanya Yanagihara-). Al final no importa tanto el autor del crimen ni el motivo concreto por el que la relación materno-filial es tan nefasta, sino el viaje emocional de Camille con una madre y un entorno que se empeñan en darla por perdida.

Es una serie en la que cuentan los detalles, aunque suene a vacío y a frase hecha. Los gestos, los flashbacks, las imágenes recurrentes. Y la música, empleada de un modo magistral (el 'Dance and Angela' que se repite con distintas versiones) para crear tensión y ansiedad en un espectador que siempre está alerta sospechando que lo peor está por llegar. En Missouri hace calor y el calor traspasa la pantalla. 'Heridas abiertas' ha propuesto un viaje del que uno solo puede acabar exhausto. Y es que a veces volver a casa provoca eso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos