GENTLEMAN JACK

MIKEL LABASTIDA

La serie 'Gentleman Jack', que hemos podido ver a través de la plataforma HBO, se construye después de varias batallas. Una de ellas fue la de lograr descifrar los diarios que escribió la terrateniente Anne Lister, un personaje histórico real (1791-1840) que fue considerada como la primera lesbiana moderna. Más de 150 años han sido necesarios para descodificar las más de 7.000 páginas que ella utilizó para plasmar sus vivencias. Y lo hizo, con el fin de que no resultasen inteligibles, mezclando álgebra, griego antiguo y signos matemáticos y zodiacales en sus escritos. De ese modo pudo explayarse en los detalles sobre sus experiencias sexuales y sentimentales, sin el riesgo de que sus confesiones cayeran en manos poco apropiadas.

Pero la verdadera batalla fue la que libró la propia Lister para ser cómo quería ser y no del modo en que imponía la sociedad de la época, y para adaptarse a un mundo gobernado por hombres en el que ella pretendía dirigir sus propias tierras y negocios. Y, por encima de todo esto, anhelaba hacer todo esto al lado de una persona a la que amase de verdad y no con una que le sirviese para disimular lo que no era. Por ello se negó a casarse con un hombre y nunca ocultó que le gustaban las mujeres. Ella eligió vivir su sexualidad sin esconderse en una época en la que la estricta moral no ponía fácil una decisión así. No se rindió ante los rechazos ni ante las voces que intentaron intimidarla y ridiculizarla (por eso le llamaban 'Señor Jack') y logró acercarse a sus propósitos.

Esa historia en manos de la BBC (coproductora de la serie) solo podía salir bien parada y más si la elegida para sacarla adelante era Sally Wainwright, guionista que se ha especializado en buscar a protagonistas femeninas que se escapan de los cánones para colocarlas en el centro de sus títulos (cabe recordar la estupenda 'Happy Valley'). La escritora barajaba la idea desde principio de este siglo pero no fue hasta hace un par de años -en que pudo ordenar los diarios y darle forma al guion- cuando logró empezar a rodar una producción con una factura excelente, una pareja de actrices con muy buena química y un mensaje que todavía hoy en día se debe reivindicar.