GENIO

BOQUERINI

Parece que TVE no confía mucho en la serie sobre Picasso en diez capítulos por la que Antonio Banderas fue nominado al Globo de Oro, ya que la ha relegado a los lunes de La 2 y la emite de dos en dos episodios. Sin embargo, a tenor de los cuatro primeros, merece la pena que se le preste un poco de atención. 'Genius: Picasso' es una serie de National Geographic que a lo largo de esos diez capítulos recorre la vida del pintor.

Por lo que se ha visto hasta ahora, no de forma cronológica, ya que pasa de su infancia malagueña y aprendizaje en Barcelona a su vida bohemia en los felices 20 en París o, también en la capital francesa, cuando recibe el encargo del 'Guernica' o su vida bajo la ocupación nazi, un rompecabezas como un complicado puzzle que el espectador deberá recomponer cronológicamente en su mente al final de la serie. Y este es el primero de sus problemas.

Picasso ocupa la segunda temporada de la serie 'Genius', que ya tuvo una primera dedicada a Albert Einstein. Curioso el caso de National Geografic dedicándose a las figuras más relevantes del siglo XX, cuando todos pensamos en ella como una productora responsable de grandes documentales de naturaleza y viajes. Aquí todo empezó antes del primer episodio, con un rótulo que advertía que «en la serie aparecen obras de arte que pueden contener desnudos que pueden herir la sensibilidad del espectador». ¡Vaya con el arte!, o mejor, vaya con los espectadores norteamericanos, capaces de escandalizarse, o de herir sus sensibilidades ante grandes obras de la pintura, que en una 'sensibilidad normal', o por lo menos educada artísticamente, no puede más que emocionarse ante la belleza.

Pero, y aquí viene el segundo problema, la serie no incide en el genio creativo del pintor, sino en su relación con las mujeres. Se anuncia que 'Genius: Picasso' mostrará «sus tumultuosos matrimonios y relaciones apasionadas, sus fluctuantes alianzas políticas y personales». Veremos dónde queda aquí la genialidad artística del pintor. De momento parece que no interesa demasiado, algo que nunca le ha interesado al cine sobre Picasso, pero por lo menos lo que no va a faltar es un brillante trabajo interpretativo de Antonio Banderas, lo mejor de la serie.