Doof Wlos

JOSÉ ENRIQUE CABRERO

Con el primer sorbo del café la mirada se desplaza hacia la puerta de cristal. Tiene una pegatina en la que se lee perfectamente 'doof wlos'. Ladeo cuello y letras en mi cabeza y, al fin, sonrío cómplice mientras hinco el diente a la tostada de guacamole que me acompaña: comida lenta. A mi lado, una chica lee 'Bloody Miami' de Wolfe y otra señora pasa religiosamente las páginas del periódico. La música acompaña al camarero, que casi se deja llevar mientras prepara desayunos lentos. Nadie nos lo ha explicado, pero sabemos que aquí no se viene a correr.

En la última semana he recibido varios correos -creo que cinco, concretamente- de plataformas de 'streaming' en los que me invitan a deglutir lo antes posible temporadas completas de nuevas series. Al mismo tiempo, las redes sociales se convierten en un bombardeo insistente sobre lo que debería estar viendo. Como si alguien pudiera, en una misma semana, enchufarse más de un centenar de capítulos de 'La maldición de Hill House', 'Sabrina', 'Bodyguard', 'Daredevil', 'El hombre en el castillo', 'Los Romanoffs', 'Gigantes', 'Arde Madrid'... ¿Alguien puede?

Nos hemos acostumbrado a consumir series tan rápido que empezamos a ver nuevas temporadas con el único objetivo de quitárnoslas de en medio, de hacer sitio para la siguiente. Y es curioso porque, precisamente, este 'boom' de las series en 'streaming' permite justo lo contrario: disfrutarlas sin prisa, poco a poco, en el momento preciso, como si todas fueran 'Mad Men'. Lo de hacer maratones está muy bien, es divertido. Pero ver series sin la presión del hype o del momento, también es fantástico.

Ahora, por ejemplo, estoy viendo la quinta temporada de 'Agentes de SHIELD' que es, probablemente, el trabajo más original de Marvel en cine y televisión. Es admirable la capacidad que ha tenido para reinventarse en cada temporada, buscando ser algo nuevo y distinto con unos personajes que crecen, sin complejos, a la sombra de Los Vengadores. ¿Que si la recomiendo? Claro que sí. Cuando quieras. Verás como en algún momento, sin darte cuenta, ladeas cuello y cabeza. Luego, la sonrisa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos