Cuatro series que deberías conocer

SMILF, la tragicomedia de la maternidad/SUR
SMILF, la tragicomedia de la maternidad / SUR

La galería de títulos de ficción esconde algunas producciones de las que se habló poco, pero que merecen más atención

MIGUEL ÁNGEL OESTEMálaga

La rueda serial gira demasiado rápido. ¿Cómo estar al día de todo? ¿Cómo recuperar las series que no se han visto? En realidad, lo que lo aplasta todo –en versión Hulk– es la tiranía de la novedad. Estar al día de los constantes estrenos de series, de las continuaciones de títulos sobre los que hay una maquinaria publicitaria detrás que nubla la mayoría de la superficie existente. Es como si una ficción televisiva de hace diez o veinte años fuese una antigualla. Y eso que 'Los Soprano' es de 1999. Entonces una serie como 'The Twilight Zone' de Rod Serling debe ser algo de la prehistoria. Todo el mundo lo sabe: las buenas historias no tienen edad. Son atemporales. Cruzan el tiempo y permanecen fuera de él. 'Moby Dick' de Herman Melville o 'El guardián entre el centeno' de J.D. Salinger seguirán siendo novelas del pasado-presente-futuro. Como seguramente algunas de las teleficciones que aquí proponemos, series que, de hecho, son recientes, alguna incluso del año pasado, pero que por algunas conversaciones que he mantenido con determinadas personas parecen de otra época. Series en las que hay una intención formal más allá de la literalidad de las palabras, sin olvidar que conectan con la contemporaneidad mejor que otras expresiones. Nombro cuatro, pero podrían ser otras como 'Halt and Catch Fire', 'Line Of Duty' o 'Doctor en Alaska', por citar estas tres que me vienen a la cabeza.

'Friday Night Lights'

Esta serie inspirada en el libro 'Friday Night Lights: A Town, a Team and a Dream' de H.G. Bissinger, y que primero fue película, está desarrollada por Peter Berg. Es un drama que gira alrededor de un equipo de fútbol americano de Texas, los Panthers de Dillon. Una propuesta enérgica, rodada cámara en mano, en la que la composición visual y el sonido naturalista están plenamente fusionados con los conflictos personales de los protagonistas. Nada es casual en ella, la potencia de sus imágenes, la manera en la que los personajes van creciendo, el retrato de un lugar, Dillon, en el que todo pasa por el triunfo o fracaso de un equipo de instituto, las tragedias familiares y deportivas que se suceden en consonancia con las esperanzas y el aprendizaje hacia la adultez de los jóvenes. Y la manera en la que la misma serie se reinventa a medida que avanza, sin estancarse jamás, cambiando a determinados protagonistas cuando los chicos se gradúan, con naturalidad. Inolvidables son las arengas de motivación del entrenador Eric Taylor (Kyle Chandler), que conduce a sus jugadores más allá del campo de juego, porque lo que refleja esta teleficción son sentimientos, emociones y comportamientos universales. Está en el catálogo de Amazon Prime Video.

'Smilf'

Creada, protagonizada, escrita, dirigida y producida por una poderosa Frankie Shaw, la serie surge de un corto homónimo premiado hace unos años en Sundance. Como aquel, se basa en experiencias personales de Shaw. El tono, la sensibilidad, la proximidad que desprenden las peripecias cómicas con trasfondo dramático de Bridgette Bird (Frankie Shaw), una madre con un hijo de dos años, Larry (Anna y Alexandra Reimer), tienen una personalidad propia en el retrato de las dificultades y contradicciones de un personaje, Bridgette, muy bien construido, lleno de matices, de luces y sombras, que sirven, en las relaciones que mantiene con los demás personajes, para reflejar los sueños, frustraciones, sufrimientos pasados y actuales, del hecho de ser mujer y madre en un mundo poco atento a sus necesidades. La personalidad de la serie parte mucho de la corporeidad tanto de la puesta en escena como de la actuación que imprime la protagonista. Puede verse en Movistar.

'Homicidio'

Innovador e influyente. Estas son las dos palabras que mejor definen esta serie. Basada en el libro homónimo de David Simon antes de 'The Wire' y de que Simon fuese Simon, esta serie comandada por Tom Fontana y Barry Levinson –aunque como creador en los títulos aparezca Paul Attanasio– es quizá de las teleficciones más influyentes de la televisión por su arriesgada puesta en escena, por sus diálogos existencialistas, por la complejidad con la que construían las personalidades de los personajes. El retrato de la unidad de detectives de homicidio de Baltimore. Un título que se salta toda convención, en forma y fondo, para mostrar el trabajo y la vida de los personajes. Con un estilo visual en el que predominaba la cámara en mano, apoyada por el color deslucido, la serie en la que empezó David Simon buscaba captar las miserias de la realidad mediante representaciones que no se parecían a nada de lo que se hacía en ese momento. En España la emitió Antena3.

'El jardín de bronce'

Basada en la novela homónima de Gustavo Malajovich, que escribe los guiones junto a Marcos Osorio Vidal, esta serie argentina es una eficaz y adictiva historia de suspense sobre la desaparición de una niña de cuatro años y la búsqueda porfiada del padre. Los autores trasladan el material literario a imágenes con cuidado por medio de una entretenida narración para identificar las flaquezas de este mundo, las oquedades que muestra y se extiende frente a la acuciante desnaturalización, durante los años de la desaparición de la niña. Este es uno de los hallazgos de la serie, a la vez que nos hace partícipes de un mundo perdido. Se ancla en las claves del género negrocriminal en su vertiente clásica. Sabe medir el uso del suspense, dejando cliffhangers enérgicos al final de cada episodio. La serie está disponible en HBO.

Además... Sonrisas y lágrimas con Jim Carrey

Movistar Series. El 9 de septiembre se estrena 'Kidding', la comedia protagonizada por Jim Carrey y dirigida por Michael Gondry, que trabajaron juntos en una de las comedias contemporáneas más reveladoras y rompedoras, 'Olvídate de mí' (2004). 'Kidding' es una comedia dramática en la que Jim Carrey interpreta al peculiar Jeff, más conocido por su seudónimo Mr. Pickles. Dueño multimillonario de su propia marca personal y todo un icono de la televisión infantil, Mr. Pickles es un símbolo de bondad y esperanza para las impresionables mentes de los niños norteamericanos. Pero detrás de ese halo de sabiduría se esconde un tipo inestable y, sobre todo, bastante infeliz. A Jim Carrey lo acompañan Catherine Keener ('Virgen a los 40', 'Begin Again'), Justin Kirk ('Weeds'), Judy Greer ('Archer', 'Ant-Man', 'Jurassic World'), o el nominado a un Oscar Frank Langella ('El desafío–Frost contra Nixon', 'Un amigo para Frank').