Cinco series de 2018 para el verano

Una escena de 'Killing Eve'. /
Una escena de 'Killing Eve'.

El estío es el tiempo ideal para recuperar los títulos que nos hemos perdido

MIGUEL ÁNGEL OESTE

Es tiempo de series. En realidad, todo el año es tiempo de series. Pero en verano los días son más largos y, además de las bebidas frías, la playa y otras actividades, el tiempo de ocio se amplía. Es la época del año ideal para ponerse al día con las series de televisión a las que no pudimos acercarnos y verlas a modo de maratón, o episodio a episodio, pero también para rescatar alguna serie clásica que siempre hayamos querido ver, e incluso para volver a ver alguno de los títulos que nos cautivaron con el fin de descubrir más detalles. Las posibilidades son muchas. Como las series. Lo que aquí proponemos son cinco series de 2018. Cinco series que nos parecen destacables por distintas razones. Siempre de las ficciones televisivas que hemos visto, por lo que es parcial, y centradas en HBO y Movistar. Netflix, Amazon, Filmin… quedan excluidas, aunque algunas de sus series podrían estar, por supuesto. Tampoco vamos a señalar títulos como las segundas temporadas de 'The Handmaid's Tale' y 'Westworld', pues de un modo u otro han tenido suficiente atención, ni dos series sobresalientes como 'El día de mañana' y 'Heridas abiertas', porque a ellas nos hemos acercado apenas hace unas semanas. Así que allá vamos, estas son, entre la gran oferta existente, cinco series para amenizar el calor estival.

'Counterpart'.
'Counterpart'.

'Counterpart'

La serie de HBO creada por Justin Marks se mueve entre el thriller 'conspiranoico' y especulativo, el género de espías y la ciencia ficción distópica retro estilo Guerra Fría, pero sin renunciar jamás a la vocación realista y a la lectura de la historia contemporánea y el presente. Una serie protagonizada por el superlativo J. K. Simmons que interpreta a dos personajes opuestos y que tiene como punto de partida la duplicidad de la realidad. Novelas como 'El tercer hombre' de Graham Greene o 'El espía que surgió del frío' de John Le Carré, junto a teleseries como 'Fringe' o 'Homeland' parecen referencias obligadas en la creación de Justin Marks .

'Killing Eve'

La serie de BBC América creada por Phoebe Waller-Bridge (creadora también de 'Fleabag') a partir de las novelas de Luke Jennings parece algo ya visto, la típica historia de una asesina y su perseguidora, pero está lejos de ser convencional, porque directamente se salta cada una de las convenciones y se convierte en una suerte de narración imprevisible. Protagonizada por dos actrices en estado de gracia: Jodie Comer, que interpreta a Villanelle, una mujer que bajo su cara de ángel esconde a una asesina despiadada. Una psicópata que disfruta con lo que hace. Y lo hace desde hace mucho tiempo, en cualquier lugar del mundo, tranquilamente; y Sandra Oh, que da vida a Eve Polastri, una agente que por las circunstancias va a convertirse en la persona que trate de atraparla. Es una serie desprejuiciada, fresca, sarcástica, elegante, con un tono irónico muy personal que la distingue de otros modelos similares y que continuamente se está saltando el camino fácil. En España se puede ver en HBO.

'La peste'.
'La peste'.

'La peste'

La serie creada por Rafa Cobos y Alberto Rodríguez, producción propia de Movistar +, es un relato criminal dentro de un drama histórico ambicioso, que asume riesgos artísticos en su indagación de la condición humana. Este teleserie, de la que próximamente se rodará la segunda temporada, puede disfrutarse de muchas maneras, como ficción criminal, como exploración de la microhistoria en el desafío de la macrohistoria, como perspectiva y lectura crítica al funcionamiento político y social de una sociedad que no avanza. Un drama histórico de la Sevilla del siglo XVI que tiene su correspondencia o metáfora con el presente: refugiados, inmigración, el acoso a la mujer y su situación postergada, la crisis, que continuaremos viviendo mientras persista la ignorancia…, en una ficción adictiva.

'Atlanta'.
'Atlanta'.

'Atlanta'

La serie creada por Donald Glover es quizá la propuesta más interesante y menos inconformista de las ficciones que pueden verse. Las dos temporadas son pura indagación en la comedia (y en otros géneros) y en la misma raíz racial de Estados Unidos. De esta forma, expone y explora los estereotipos de la cultura afroamericana con una mirada ácida, naturalista, incómoda, esquinada y nada convencional. Una mirada que transita por los márgenes de ideas aprendidas e imágenes y situaciones que, de un modo u otro, hemos asimilado desde otros títulos y disciplinas, moviéndose en tonos y ritmos propios que esquivan los tonos y los ritmos de las comedias seriales, tanto de la sitcom clásica como de la nueva comedia más realista. FOX España emite este título.

'Maltese'.
'Maltese'.

'Maltese'

Creada por Leonardo Fasoli y Maddalena Ravagli, esta serie italiana, enmarcada con otras teleseries como 'Gomorra' o 'El pulpo', es un policial que sigue la investigación que realiza el comisario Darío Maltese (Kim Rossi Stuart), del asesinato del antiguo comisario de Trapani (Sicilia) y también amigo de Maltese. El asesinato poco a poco se va enmarañando y creando toda una red de violencia y muerte. A la vez, la serie está veteada de rasgos sociales e históricos en dramas personales de distinta índole, como la de los fantasmas de la muerte del padre de Darío Maltese que encuentran su vínculo con la milimétrica trama y otras dudas que inciden en el mundo deshonesto que refleja. El mundo corrupto y violento de los años setenta que extiende sus lazos hasta el presente. Disponible en Sundance TV.

Portada del libro.
Portada del libro.
Las series y 'La luz de mis días'

Tengo un recuerdo grabado: mi abuela sentada en la mecedora esperando la telenovela de las cuatro de la tarde. Después llegaban las conversaciones con la vecina sobre las andanzas de esa ficción diaria. Era su momento. De esto me he acordado leyendo 'La luz de mis días', la novela de Alejandro Melero, en la que las series diarias se integran en la vida cotidiana de las dos protagonistas: Luisa y Marifé. La primera contándole a la segunda el serial 'Luz de mis días', como una forma de confundir vida y ficción para sobrevivir. Las ficciones como fuerza para existencias cotidianas arrastradas por la tragedia de la vida o, simplemente, por la vida. La puerta que se cierra y la mujer que se quedaba en casa encargándose de todo, amas de casa con una entereza y valentía callada, y cuya única salida al exterior era la televisión en forma de serie. Ahora las series están presentes en cualquier conversación o ámbito. Pero mucho antes estuvieron ellas, las mujeres que se pasaban los días en su casa. Y Alejandro Melero da cuenta de ello en esta novela inspirada por la vida de esas mujeres entradas en años que esperan los seriales diarios y, claro, por las ficciones televisivas como manera de construir ficciones literarias. Melero habla del vínculo íntimo que se teje entre los personajes reales de la novela (los espectadores) y los personajes de la ficción televisiva, habla del poder de la ficción y de sus consecuencias en la realidad. Quizá, porque como advierte Delphine DeVigan en 'Basado en hechos reales', «las series ofrecen a lo novelesco un territorio mucho más fecundo y un público mucho más amplio». O como exponía Conchi Cascajosa en el artículo sobre televisión y vida cotidiana, «'La luz de mis días' supone una valiosa aportación a este diálogo permanente, explorando la importancia de la televisión en la vida cotidiana a la vez que realiza un emotivo retrato de esas espectadoras que merecen ser reivindicadas como heroínas de sus propias vidas». Una cosa está clara, Alejandro Melero, novelista, dramaturgo, profesor, historiador cinematográfico, ha conseguido escribir un apasionante libro con la lucidez con la que se alumbran y retroalimentan la vida y la ficción serial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos