Apuntes de un asesino en serie y su imitador

Los protagonistas de ‘La Mantis’, en un fotograma de la serie./Sur
Los protagonistas de ‘La Mantis’, en un fotograma de la serie. / Sur

Netflix estrena ‘La Mantis’, una miniserie francesa de éxitoprotagonizada por la actriz Carole Bouquet

MIGUEL A. OESTE

UNO

La literatura, el cine y las teleseries han abordado (y abordan) las motivaciones de los asesinos en serie a través de ficciones en las que se suelen hibridar los géneros, aunque, claro, con predominio del negro-criminal, y, entre muchas cosas, son una respuesta y una crítica al sistema herido, violento, del tiempo que retratan. Y es que de las muchas interpretaciones y modelos de serial killer que hemos podido ver en novelas, películas y series, la de ‘La Mantis’ se define como una figura que se rebela o se enfrenta a lo que no funciona en la sociedad. Eso sí, su desviación viene provocada por traumas infantiles relacionados con sus padres, algo en lo que parecen coincidir la mayoría, si no que se lo digan a los asesinos en serie que entrevistan los protagonistas de ‘Mindhunter’.

Estrenos

HBO. Hoy, 15 de enero se estrena la segunda temporada de ‘Divorce’, la serie con la que Sarah Jessica Parker regresó a HBO tras el éxito de ‘Sexo en Nueva York’. La historia del matrimonio de Frances (Sarah Jessica Parker) y Robert (Thomas Haden Church), que habla del desgaste de la convivencia y el hecho de replantarse la vida en pareja.

HBO. También hoy, 15 de enero, llega a la plataforma la segunda temporada de ‘Crashing’, la serie creada y protagonizada por Pete Holmes que narra las peripecias de un cómico y lo que sucede entre bambalinas. Un retrato ácido del mundo de la ‘Stand Up Comedy’, cuya nueva temporada comienza con una crisis espiritual de Pete.

HBO. El próximo 22 de enero se estrena la serie ‘Counterpart’, creada por Justin Marks. Se trata de una serie de ciencia ficción ambientada en Berlín en la que un empleado de Naciones Unidas interpretado por J. K. Simmons descubre que la agencia para la que trabaja esconde un portal a una dimensión paralela.

Fox. El 25 de enero se presenta ‘911’, la serie creada por el siempre interesante Ryan Murphy (‘Feud’, ‘American Horror Story’, ‘American Crime Story: The People VS. O.J. Simpson’) en el que se muestra el día a día de los profesionales que trabajan en la línea de emergencias 911. La serie combina la vida laboral y las situaciones difíciles a las que se enfrentan policías, bomberos, etcétera, con la vida personal. Entre el reparto destacan Angela Bassett, Peter Krause y Connie Britton.

DOS

Esta miniserie de seis episodios de la TF1 francesa que Netflix ha adquirido para su catálogo bien puede estar relacionada por la fascinación que genera este tipo de personajes desde siempre, unido al hecho de que estamos frente a un noir cruzado de dramas familiares derivativo en su lenguaje y producción global de lo que ya hemos visto, al tiempo que busca mercados internacionales.

La actriz francesa Carole Bouquet.
La actriz francesa Carole Bouquet. / Afp

TRES

El planteamiento de ‘La Mantis’ resulta a la par retorcido, rebuscado e, incluso, improbable, aunque la ficción juega con materiales y convenciones para que eso no suceda. Jeanne Deber (Carole Bouquet), conocida como la Mantis, lleva 25 años encerrada en una cárcel de máxima seguridad por el asesinato de ocho hombres que ella consideraba inmorales, cuando surge un imitador que copia fielmente los asesinatos que esta cometió. La Mantis le escribe al comisario Feracci (Pascal Demolon), quien la atrapó, ofreciéndose a ayudarles en la investigación de su imitador, pero solo si trata con su hijo, Damien Carrot (Fred Testot), también policía. Es un punto de partida atractivo, pero también complicado de sostener.

CUATRO

Si bien estamos frente a una teleserie entretenida sobre los asesinos en serie vehiculada desde los conflictos personales de los personajes, que despliega una intriga de acumulación, secretos y ‘cliffhanger’ eficaces, también lo es que estamos ante una derivación que se desarrolla desde el pastiche tanto en el lenguaje como en la caracterización de los distintos personajes.

CINCO

De ahí que la caligrafía de los planos no sea en ningún momento original. Las secuencias se despliegan por medio de un lenguaje que remite a las convenciones del género y no solo a él, también a ciertos momentos de las relaciones sentimentales de los personajes, por ejemplo, cuando Damien están en la ducha y su mujer, Lucie (Manon Azem) se mete en la ducha con él, o la posterior escena en la alfombra bebiendo vino. Es decir, asistimos a una suerte de planos impersonales. De hecho, las decisiones por diferenciar el lenguaje son más que ninguna otra cosa subrayados: ralentizar levemente la imagen, movimientos de cámara que fuerzan los encuadres o ángulos poco naturales, elementos, en definitiva, que no favorecen la intención dramática, ni la sensación de suspense, ni siquiera el avance ni retorcimiento de la realidad que pretende mostrar.

SEIS

Tampoco contribuye a generar ese clima opresivo ni la música, que lejos de ser tonal o potenciar el ritmo o lo inquietante, lo enmascara. Y ni siquiera la fotografía de textura roja, ni los diálogos, claramente estereotipados o comunes, llegan a crear una impronta que desligue la serie por caminos personales. Igual, que conste, no lo pretende. Pero es que ‘La Mantis’ se mueve en ocasiones con torpeza, por citar una, la escena del psiquiatra y Testot, y otras en la que la imagen sin duda atesora la búsqueda agobiante de la atmósfera y lo que experimenta el protagonista –un tipo encerrado en una lavadora en funcionamiento– no terminan de ser ni definidas ni integradas en el organismo de la narración.

SIETE

Aparte de cuestiones formales y de la investigación, la serie habla, y lo hace con un despojamiento eficaz de los apegos y sus insanias, de miedos y secretos de sangre, de la ansiedad de la transferencia cuando el nublado pasado no se despeja, de comportamientos aprendidos y prejuicios sociales, de cómo al final se dirimen las cuestiones policiales o cómo se ejerce la justicia al empaparse de lo personal.

OCHO

Pues bien, a pesar de todo esto y de que es un neo-polar repleto de convenciones, ‘La Mantis’ entretiene porque suceden las suficientes cosas y se producen los suficientes giros en la historia como para mantener al telespectador pegado a la pantalla. Otra cosa es el lenguaje que utiliza o cómo caracteriza a los personajes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos