«No apostaría por mí mismo»

Santi Millán, presentador de 'Got Talent'. :: R. C./
Santi Millán, presentador de 'Got Talent'. :: R. C.

Santi Millán presenta esta noche en Telecinco una nueva entrega de 'Got Talent España'. «Me veo como un tío que puede tener más o menos desparpajo, pero que no es ningún figura»

JULIÁN ALÍA

Con un envidiable palmarés, Santi Millán (Barcelona, 50 años) sigue al pie del cañón del panorama televisivo. Esta noche, el actor y presentador se vuelve a poner al frente de 'Got Talent España', que emite Telecinco a las 22.00 horas. Millán, que también ha rodado la serie 'El pueblo', que se estrenará próximamente en el mismo canal, reconoce entre risas que no apostaría por sí mismo para conducir un formato así, ya que no se considera «un presentador al uso». Pero eso no quita para que se mantenga firme como una de las cabezas visibles de un programa que ha contado con las incorporaciones de Paz Padilla y Eva Isanta a un jurado que completan Risto Mejide y la cantante Edurne. - ¿Cómo ha visto a los nuevos miembros del jurado? - Maravillosamente. Paz (Padilla), a la que conozco desde hace muchos años y con quien ya había trabajado, es una mujer muy generosa, conoce el medio como nadie, tiene un sentido del humor espectacular, es rápida... Solo puedo decir bondades sobre ella. Pilló el programa yo creo que antes de venir. El caso de Eva (Isanta) es diferente. Ella es actriz, ha hecho ficción, y programas de entretenimiento hasta ahora no había hecho, pero es lista, hábil, rápida, y con criterio. Es verdad que le ha costado más que a Paz, pero por una cuestión de horas de vuelo. En la segunda actuación ya lo tenía pillado. - ¿No se seca la fuente del talento? - Creo que eso es lo que más nos sorprende de cada edición. Siempre tienes esa duda cuando abres el 'casting'. Pero se ve que no. Además, en esta edición, hay actuaciones internacionales y algunas que, no es que no las hayas visto antes, sino que ni tan solo hubieras imaginado que se podían hacer. - ¿Y en qué tiene talento Santi Millán? - ¿Yo? Yo tengo el arte del disimulo, del aparentar. El del actor. El de hacer creer a la gente que sabes hacer cosas de las cuales no tienes ni puñetera idea. - ¿Qué es lo que más le gusta de 'Got Talent'? - Yo es que me lo paso muy bien. Tanto haciéndolo, como después como espectador. Aparte de ser un programa de talento, también lo es de emoción. Conoces la historia personal de la gente que se presenta, qué hace que cuando salgan al escenario no los veas como un número. Todos tienen un papelito con él, pero cuando llegan al teatro ya no son ese número: tienen su nombre, sus apellidos, conoces su historia... y eso hace que empatices con ellos. La actuación no la ves solo desde el punto de vista del espectador de: 'a ver qué me ofrece este', sino que dices: '¡Venga, María!, que te va a salir bien'. - ¿Cómo fue el rodaje de 'El pueblo?' - Muy singular. Estuvimos instalados en un pueblo abandonado de verdad, y era como un retiro espiritual. Llegamos a un lugar recóndito de Soria donde no había cobertura telefónica, la señal del wifi daba solo para mandar 'whatsapps', y si el texto era muy largo ya no se enviaba. Hacía que estuviéramos completamente aislados en un entorno maravilloso. Lo disfrutamos mucho. - ¿Dificultaba mucho el rodaje? - Imagino que a nivel de producción las cosas se complicaban mucho más, pero a nosotros nos alejó del ritmo de la urbe. Fue como un tipo de desconexión, de desintoxicación. Era una maravilla. - ¿Se ve mejor como actor o como presentador? - Ufff. Es complicado, porque yo no me considero un presentador al uso. Creo que hay gente que lo hace muy bien. Jorge (Javier Vázquez), Risto (Mejide), Jesús (Vázquez), que es uno de los maestros de esto... Me veo como un tío que puede tener más o menos desparpajo, pero que no es ningún figura como presentador al uso. Yo no apostaría por mí mismo.