ANABEL ALONSO

MIKEL LABASTIDA

Si hay una cómica que hoy en día no se corta a la hora de expresar su opinión y de criticar a los políticos de turno, esa es Anabel Alonso. Tendrá detractores y seguidores, pero nadie podrá reprocharle que no sea clara, que no se implique, que adopte una postura tibia. Y digo esto porque en muchas ocasiones se ha echado en cara que personalidades con notoriedad y respaldo social se mostrasen ambiguos y evitasen posicionarse políticamente. No es su caso. «De lo que habla me suena a Atapuerca. Yo no pensé que volvería a oírlo a estas alturas de la vida», dijo la actriz hace unas semanas en referencia a Vox, cuando pasó por 'Liarla Pardo' en La Sexta. «Me parece que dice cosas un poco medievales. Se pone el gorro de un conquistador que encima se equivoca de siglo», apuntó sobre Santiago Abascal.

Es solo un ejemplo de las muchas declaraciones con las que esta intérprete sorprende. Tiene para todos. Lo mismo le responde a Casado, que a Suárez Illana o a la mismísima Ana Rosa, cuando no está de acuerdo con algo que hayan dicho o hecho. Consciente de la atención que genera, Alonso aprovecha su popularidad para denunciar situaciones, o al menos afearlas. ¿Le puede pasar factura esto? Esperemos que no. Diría poco de la democracia de un país, aunque todos sabemos que este tipo de posicionamientos suelen tener consecuencias. Supongo que la artista será consciente de ello y que no le importará.

Lo interesante de todo esto es que Anabel Alonso se ha revelado como una estupenda analista política, consiguiendo jugar con la ironía y la sagacidad en noticias y temas de gran relevancia. Es mordaz y es rápida, dos características de las que no vamos sobrados. No es que no supiéramos del potencial de la actriz, pero, de alguna manera, la actualidad la ha colocado en un merecido primer plano. ¿No decimos a menudo que faltan mujeres en la comedia? Reivindiquémosla más y pensemos en ella para un 'late-night' o formato similar, que siempre suelen estar en manos de hombres. Cumple de sobra los requisitos para el reto.