«Afortunadamente no soy muy goloso»

Jesús Vázquez. :: R. C./
Jesús Vázquez. :: R. C.

Jesús Vázquez presenta 'Bake Off', el concurso de Cuatro que busca al mejor repostero amateur. «De gustarme el dulce habría cogido treinta kilos»

JULIÁN ALÍA

Once concursantes siguen con la intención de convencer a Betina Montagne, Dani Álvarez y Miquel Guarro de que son el mejor pastelero amateur de España. Y también para hacerse con los 50.000 euros de premio de 'Bake Off', el concurso de Cuatro que esta noche (22.40 horas) tiene como protagonista al chocolate, y de nuevo, a Jesús Vázquez (Ferrol, La Coruña, 53 años) como maestro de ceremonias. Asegura Vázquez que nunca se había planteado «hacer un programa que girara en torno a la comida». - ¿Qué le llevó a presentar 'Bake Off'?

- Cuando me lo ofrecieron dije: '¿Por qué no? Vamos a probar algo diferente a lo que había hecho antes'. Y me fui con los concursantes, todos unidos por la pasión por la pastelería, que vienen de mundos, edades, lugares y trabajos totalmente distintos, a una carpa maravillosa a setenta kilómetros de Madrid, que parecía que estábamos en la campiña inglesa. He aprendido un montón y me lo he pasado bomba. El balance es más que positivo.

- ¿Le ha costado no meter el dedo en las tartas?

- No soy muy goloso, afortunadamente. Hubiera sido mi perdición. A los diez o quince minutos de decir: 'Pasteleros, manos a la masa' ya empieza a llegar el olor a hojaldre, a chocolate... Si llego a ser goloso, habría cogido treinta kilos en dos meses de grabación.

- ¿Y cómo se ha visto como repostero?

- Creo que en todos los programas hago alguna receta para demostrarle a la gente que, sin saber nada de pastelería, cualquiera que esté en su casa puede hacer cosas sencillitas pero muy efectivas. Son postres fáciles que se hacen en muy poco tiempo con pocos ingredientes, pero que quedan de maravilla.

- ¿Cómo fue el reencuentro con Risto Mejide?

- Fue estupendo. Enterramos el hacha de guerra, aunque tampoco la había ya. Habían pasado los años y nos habíamos dejado de tratar. Ahora me llevo muy bien con él. Los dos hemos crecido y madurado, y nos hemos dado cuenta de que quizá no lo hicimos muy bien ninguno en aquel momento de nuestra vida. Hemos hecho las paces, me cae fenomenal, y le veo todos los lunes en 'Got Talent'.

- ¿Echa de menos algún programa de los que ha presentado?

- Algunos los miro con mucho cariño, y me encanta recordar lo bien que me lo pasé, pero no soy muy nostálgico. No miro al pasado. Tienes que llevarte lo que has aprendido de él, pero hay que mirar hacia delante. Siempre digo que si no se termina un programa, no llegará el siguiente proyecto, y ocurre que en vez de un recuerdo con pena, es una oportunidad para dar paso a lo nuevo.

- ¿Y alguno que siempre le hubiese gustado presentar?

- Hay algunos por ahí, y espero tener todavía una larga carrera. Programas clásicos con los que yo crecí, como el 'Un, dos, tres'. Si hubiese estado trabajando en la tele en aquella época, me habría encantado hacerlo; o 'El precio justo', que es un concursazo. Quién sabe, quizá algún día vuelven y los hago.

Problemas de insomnio

- Hace poco reconoció que había tenido insomnio, ¿cómo vivió y superó esa etapa?

- Bueno, es un poco chorrada toda la historia que se ha creado. Es verdad que yo, como millones de personas, no sé si por el trabajo que llevo o simplemente porque soy propenso a ello, he tenido problemas para conciliar el sueño. Hace un año estaba cansado, porque es un coñazo no poder dormir y las noches se hacen muy pesadas, y me puse en manos de un especialista en problemas del sueño. Es algo que se puede mejorar con unas cuantas cosas: no ver la tele en la cama, no mirar el móvil a partir de una hora, no consultar el reloj durante la noche, no leer en la cama... Animo a la gente con problemas de sueño a que busquen un terapeuta para mejorar la calidad de su sueño.