Fran Rivera: "Aún duermo con el pilotito encendido porque me da miedo la oscuridad"

Fran Rivera, durante la entrevista en su casa de Ronda./
Fran Rivera, durante la entrevista en su casa de Ronda.

El torero repasa su trayectoria personal, familiar y profesional con Bertín Osborne en la segunda entrega de su programa 'Mi casa es la tuya' en Telecinco

SUR

Segunda entrega del programa 'Mi casa es la tuya' en Telecinco, en la que Bertín Osborne escala posiciones en los índices de audiencia, pasando del 15,6% de cuota de pantalla y los 2.814.000 espectadores de la pasada semana a los 21,2% y los 3.750.000 televidentes de este lunes. El invitado, Fran Rivera, prometía y los datos parece que corroboran el interés que sigue despertando el diestro y todo lo que le rodea.

Junto a Bertín Osborne y en su casa familiar de Ronda, el diestro repasó su trayectoria personal, familiar y profesional; recordó su infancia, las vivencias junto a su abuelo y a sus padres, Paquirri y Carmina; sus malas experiencias con la prensa o la relación con su exmujer y sus hermanos. Pero si hubo algo que dejó atónito al presentador fue cuando Fran Rivera afirmó que aún duerme con un "pilotito" de luz encendido por las noches "porque me da miedo la oscuridad". Yo soy muy miedoso, confesaba el torero, duermo con la luz encendida aún. Lourdes ya se ha acostumbrado.

Sin embargo, siempre tuvo bastante claro que quería torear, y recordó como su madre le decía que no dijera tonterías y le mandó a Estados Unidos, aunque finalmente la convenció. Los fines de semana empecé a torear con mi abuelo.

Sobre la muerte de su padre comentó que eran otros tiempos, creo que aquel médico se asustó y lo metió en una ambulancia y así falleció. Diez años tenía yo, tengo muchos recuerdos de mi padre, muchísimos. Él jugaba con nosotros, me llevaba a torear, me encantaba ir a la plaza con él.

Sobre su madre, Carmina: Nunca le hizo daño a nadie jamás, era buena de corazón. Como madre era muy estricta y recordaba un verano en el que iban a guantazo diario desde por la mañana a la noche. Yo decía que ese fue el verano que nos educó. Pero aseguraba que al casarse la segunda vez, nunca sentimos que la perdimos, ella eso lo hizo muy bien.

No eludió hablar de la peor época de su madre: Cogió un camino malo, cuando la cocaína entra en una casa hubo un momento que me alejé porque quieres ayudar pero no puedes. Es imposible, aseguró.