El testamento poético de García Baena

José Ortíz, sobrino de Pablo García Baena, pasa ante uno de los paneles con fotos de su tío en la exposición. :: francis silva/
José Ortíz, sobrino de Pablo García Baena, pasa ante uno de los paneles con fotos de su tío en la exposición. :: francis silva

El CAL inaugura una exposición que muestra la vinculación vital y poética de Málaga con el escritor cordobés y Premio Princesa de Asturias 'Claroscuro' reúne los versos inéditos del autor y se publicará en enero, primer aniversario de su muerte

FRANCISCO GRIÑÁN MÁLAGA.

Siempre decía que un poeta nunca deja de escribir. Y cuando la vista se lo puso difícil al final de su vida, Pablo García Baena se resistió a no cumplir su palabra. Y a seguir haciendo de la palabra la razón de sus días. Aunque fuera un proceso lento y laborioso, el poeta siguió dibujando versos y decidió que el título de su nuevo libro sería 'Claroscuro', que era el tono en el que percibía entonces el mundo. Un volumen que finalmente será póstumo y que se publicará el próximo enero coincidiendo con el primer aniversario de su muerte. Uno de esos poemas, 'Araucaria', forma parte de la exposición 'La vida es como un bosque', que recorre la trayectoria vital y literaria del autor de 'Rumor oculto' y 'El Sur' y que ayer se presentó en el Centro Andaluz de la Letras (CAL).

«En los últimos años dictaba los poemas a su sobrino-nieto, Antonio Luis, por lo que tras su muerte encontramos quince poemas que son los que formaran parte del libro», explicó ayer Luis Ortiz, sobrino de Pablo García Baena, que destacó la intervención del poeta y comisario de la exposición 'La vida es como un bosque', José Infante, en la edición de esta obra. «Claroscuro es como veía la vida en esa última etapa y por eso optó por ese título», añadió ayer el propio Infante, que aseguró que el poeta «escribió más poemas, pero como era muy riguroso, los desechaba y solo nos dejó estos quince que son versiones definitivas y corregidas por él mismo».

La edición de este libro póstumo seguirá un orden cronológico, para lo cual José Infante ha buceado en la producción de esta última etapa ya que la fecha de algunas piezas no estaba clara. «La obra empieza con un poema dedicado a Medina Azahara y acaba con un texto en el que habla de la muerte, que no era el último que escribió pero hemos decidido que lo sea» por lo que supone de despedida, señaló José Infante. La editorial Pretextos, en colaboración con la Fundación Gerardo Diego, publicará este testamento poético que está previsto que llegue a las librerías a comienzos del año que viene -García Baena falleció el 14 de enero pasado-.

Junto a esta obra inédita, en la inauguración de ayer de la exposición del CAL también se presentó 'Rumore occulto', en el que la catedrática jubilada de Literatura Española en la Università Ca'Foscari de Venecia, Elide Pittarello, traza una antología por los nueve libros del autor, desde su primera publicación, 'Rumor oculto' (1946), al último hasta ahora, 'Campos Eliseos' (2006). Esta obra, que edita la italiana Passigli, con el apoyo de la Diputación de Córdoba, supone la primera traducción a una lengua extranjera de la poética del autor cordobés afincado durante cuatro décadas en Málaga.

Además, a finales de octubre, también verá la luz una antología de sonetos de Pablo García Baena, que publicará Renacimiento. El autor publicó en vida 'Almoneda (12 viejos sonetos de ocasión'), pero el escritor e investigador Rafael Inglada ha querido ir más allá y ha buceado en la obra del poeta y premio Princesa de Asturias de las Letras hasta encontrar 42 sonetos, muchos de ellos desconocidos.

Junto a estas novedades editoriales, la exposición 'La vida es como un bosque', que coincide con el nombramiento de García Baena como autor del año en Andalucía, abre hoy sus puertas en el CAL, cuyo primer director fue precisamente el poeta cordobés. «Esta va ser siempre la casa de Pablo García Baena y el Centro Andaluz de las Letras no habría sido posible sin su complicidad», destacó en la presentación el actual director de la institución, Juan José Téllez, que señaló que la muestra recorre especialmente los «dos puntos cardinales de Pablo, Córdoba y Málaga», y su vinculación con la obra del poeta.

Vinculación con Málaga

La exposición recoge en paneles numerosas fotos inéditas del propio álbum personal de García Baena, que fueron seleccionadas por José Infante para esta muestra, que además se acompaña de un amplio catálogo que repasa las primeras visitas del escritor a los Baños del Carmen cuando solo era un niño y su mudanza definitiva a Torremolinos en 1965. Benalmádena y Málaga fueron sus ciudades hasta que en 2003 volvió a Córdoba.

«Mi tío era un enamorado de Málaga y, de hecho, aquí pasó la plenitud de su vida», destacó ayer su sobrino José Ortiz sobre esta etapa, en la que el poeta trabajó en la tienda de antigüedades El Baúl de la Nogalera y encontró la motivación necesaria para volver a publicar tras una década de silencio literario. «Con Málaga tenía una relación muy intima y, cuando volvió a Córdoba, se la animaba la cara cada vez que venía aquí», rememoró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos