Sastrón niega su implicación en 'la rueda'

«O andaba despistado o soy muy tonto, pero no tengo nada que ocultar», dice el presidente de la SGAE, que exculpa a la entidad del fraude

MIGUEL LORENCI

madrid. «Me voy con la cabeza muy alta, con la conciencia tranquila y con la seguridad de no haber cometido ninguna irregularidad ni ninguna ilegalidad». Así lo dijo el presidente en funciones de la SGAE, José Miguel Fernández Sastrón. A pocas semanas del final de su mandato, y salpicado por el torbellino de un presunto fraude millonario, aseguró que atenderá la citación del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que investiga una presunta estafa de cien millones de euros bautizada como 'la rueda' y en la que estarían implicados varios socios de la sociedad gestora de derechos.

Una práctica «ajena al SGAE» y en la que Sastrón dice «no haber participado jamás» y que enmarca en «un conflicto que se ha politizado». Acusa a las televisiones de los posibles abusos e irregularidades y sostiene que la única manera de acabar con esas prácticas «es que el Gobierno legisle». Reiteró hasta la saciedad no tener conocimiento del fraude en el seno de la casa. «O andaba muy despistado soy muy tonto, pero ni he visto ese fraude de cien millones de euros ni tengo nada que ocultar», aseguró.

Empeñado en un «ejercicio de transparencia», facilitó Sastrón sus liquidaciones como miembro del SGAE entre 2005 y 2018, un periodo de 14 años en el que ingresó unos 270.000 euros en concepto de derechos por sus composiciones musicales. Siempre en unas cantidades decrecientes, desde los 38.741 euros que le liquidaron en 2006 a los 459 de lo que va de este año.

Son las mismas que presentará al juez Moreno, que instruye las diligencias previas sobre el presunto fraude. Sastrón aclaró que acudirá al juez «a título personal y acompañado por mi abogado», ya que entiende que «el procesado no es la SGAE». El juez le ha citado el 4 de octubre junto a otras siete personas supuestamente relacionadas con 'la rueda', práctica denunciada por otros miembros de la SGAE y que se basa en registrar músicas existentes con algunas leves variaciones para ser interpretadas de nuevo en las madrugadas de la televisión y hacer caja.

Destacó Sastrón que el juez investiga hechos acaecidos entre 2005 y 2012 y que él accedió a la presidencia de la SGAE en 2016, «de modo que es un periodo que no me atañe». «No tengo ni una pista de lo que el juez quiere de mí y ojalá que no me necesitara. Para mí ha sido una sorpresa, pero le ayudaré en lo que necesite, me alegraré de poder aclararlo y de que le satisfagan mis explicaciones», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos