En recuerdo del profesor Garrido Moraga

Los organizadores y participantes del acto, junto a familiares de Garrido, ayer en el Rectorado. /Germán Pozo
Los organizadores y participantes del acto, junto a familiares de Garrido, ayer en el Rectorado. / Germán Pozo

La Universidad de Málaga reivindica la labor docente e investigadora del intelectual fallecido en enero

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Fue escritor, crítico, gestor, político, académico y personalidad de amplísimo espectro en la escena cultural. «Y sin olvidar nada de todo eso, creo que, sin duda, lo que ha marcado el norte de la vida de Antonio en lo que concierne a sus dedicaciones, ha sido su ser profesor, querido, respetado y recordado por los alumnos que tuvo en todos los niveles de la enseñanza».

Lo sostenía este martes su compañero y amigo durante medio siglo, el catedrático Francisco Ruiz Noguera, en la 'laudatio' que ofrecía en el homenaje que la Universidad de Málaga (UMA) rindió a Antonio Garrido Moraga, fallecido el pasado mes de enero.

Organizado por la UMA, la Sociedad Económica de Amigos del País y la Comisión Pro Homenaje a Antonio Garrido, la cita en el Rectorado sirvió para recordar y reivindicar la labor de Garrido Moraga como docente e investigador, sin olvidar su faceta como escritor, crítico y orador. Una «pasión compulsiva» por la cultura, en general, y por la literatura, en particular, que ayer repasaba Ruiz Noguera en una alocución que combinó lo curricular y lo biográfico.

«El mundo de todo lo relacionado con la enseñanza lo fue todo para el profesor Garrido, y ese mundo, además, lo llevó a su otra gran pasión: la literatura, tanto en cuanto a su placer en la lectura, como en su disfrute –por la vía de lo académico–, en el estudio y el análisis (el placer del texto, que dijo Roland Barthes)», compartió Ruiz Noguera.

Y junto a su labor académica, el catedrático de la UMA también reivindicó al Antonio Garrido escritor: «Garrido fue un hombre de letras en el más amplio sentido de la palabra, como profesor, como crítico y también como creador. Tal vez la amplitud de las dos primeras actividades haya dejado, si no ocultas, sí, la menos, en penumbra sus publicaciones poéticas: a parte de su inclusión en la antología 'Noray, muestra de poesía actual' (que editó Francisco Peralto en Corona del Sur en 1980), fue autor de varios cuadernos de poesía ('De innumerable río', 'Seis poemas del Sahara', 'Seis poemas de La Habana') que, en 2001 fueron reunidos en el volumen 'Del amor y otras mitologías'».

Anécdotas compartidas

Tras la intervención de Ruiz Noguera, Pedro Luis Gómez, Salvador Montesa, Antonio Gómez Yebra, Teodoro León Gross y Susana Guerrero glosaron la trayectoria del profesor Garrido Moraga en una mesa redonda. Y la reunión se convirtió en una excusa para compartir anécdotas y vivencias con Garrido Moraga como hilo conductor. Destiló esa añoranza Pedro Luis Gómez al recordar una frase del profesor fallecido: «Él decía que la vida aburrida es una vida muy larga y que la vida divertida es una vida muy corta».

Quizá por eso, algunos días, algunos asuntos, se hacen tan largos desde que él no está.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos