Raúl Rodríguez: música del pasado para entonar el futuro

El músico y antropólogo Raúl Rodríguez investiga las raíces comunes de las músicas de ambos lados del Atlántico. /Luis Castilla
El músico y antropólogo Raúl Rodríguez investiga las raíces comunes de las músicas de ambos lados del Atlántico. / Luis Castilla

El guitarrista y antropólogo ofrecerá este sábado un concierto en Macharaviaya

Antonio Javier López
ANTONIO JAVIER LÓPEZ

Se adivina en el discurso de Raúl Rodríguez una querencia por la paradoja, por la aparente contradicción que deja una verdad más profunda y compleja, como la pureza del mestizaje, la modernidad de lo antiguo o, por usar sus propias palabras, ese afán que él persigue sin desmayo para «retroceder hacia el futuro». Y se explica: «La idea es ir hacia atrás para ver cómo fuimos y, en virtud de eso, intentar crear una música que nos ayude a ver cómo seremos».

Es la máxima aplicada por este músico y antropólogo que este sábado (22.30 horas) ofrecerá en Macharaviaya un concierto donde irá en busca de las raíces comunes entre las músicas de Andalucía, África y el Caribe. «Es un concierto muy especial. Para mí es algo muy íntimo, porque llevo yendo a ese lugar allí desde que tenía cuatro o cinco años años, por eso hemos preparado una presentación bastante íntima con el único deseo de cantar y tocar con sinceridad», avanza Rodríguez, que para la ocasión estará acompañado por Marcos Vargas al baile, Paco Pavía a las palmas y los coros. A ellos se unirá la voz de Martirio, madre de Raúl Rodríguez.

«Vamos a estar rodeados de mucho arte y de mucha verdad», promete el músico e investigador, cultivador de lo que él mismo llama «antropomúsica», una suerte de cruce entre la antropología cultural y la música experimental que le lleva de los ritmos africanos a los pedales de la electrónica. «Se trata de indagar en las influencias que estuvieron en juego antes de que se definieran las músicas populares de una orilla y de otra, antes de que surgiera el flamenco como tal en Andalucía, el son cubano o el tango argentino», acota.

«Esas ideas –sigue Rodríguez– las pongo en práctica haciendo canciones, escribiendo libros y a partir de un instrumento nuevo que he creado con un lutier, Andrés Domínguez, que es el tres flamenco, una mezcla entre varios instrumentos y varias lógicas distintas. Básicamente es una combinación entre el tres cubano y la guitarra flamenca. Ese es el desafío: crear un instrumento nuevo para volver a las músicas del pasado«.

Un viaje en el tiempo, pero también en el espacio, porque después de sus investigaciones con músicos de ambas orillas, de México a Malí, de Argentina a Madagascar, Rodríguez regresa a los territorios más próximos al flamenco en el concierto programado este sábado en el municipio malagueño, donde volverá a bucear en los vasos comunicantes entre estas manifestaciones.

«En casi todos los puertos en los que hubo presencia africana hay varias músicas que se han derivado de los ritmos y de las danzas que tocaban y cantaban los esclavos, desde el son cubano hasta el flamenco como lo entendemos hoy. Seguramente, –argumenta Rodríguez– los esclavistas no tenían la noción de que estuvieran haciendo una distribución cultural tan extraordinaria y se produce esa venganza dulce en el sentido de que músicas que viajaron con ritmos de esclavos dentro de personas que estaban llevadas contra su voluntad hoy han terminado por cristalizar en las danzas que nos hacen libres a todos«.

Ida y vuelta

De ahí el nombre de 'Tres flamenco de ida y vuelta' para el recital que Rodríguez presentará el día 17 en la Plaza de Bernardo de Gálvez de Macharaviaya. Un encuentro casi íntimo capaz de trascender hacia una reflexión más amplia, que tiene que ver con las migraciones actuales: el espejo de una sociedad abierta y diversa, muy parecida a como es el mundo de hoy en día y a como es el mundo que nos vamos a encontrar en el futuro«.

Un futuro que Raúl Rodríguez atisba con una mirada al pasado, una cercanía que el músico y antropólogo encuentra a menudo lejos, muy lejos: «A veces parece mentira que algo tan antiguo suene tan moderno y que lo que está tan lejos nos parezca tan propio». La verdad de las paradojas.

El concierto

Músicos.
Raúl Rodríguez (tres flamenco y voz), Marcos Vargas (baile y compás), Paco Pavía (palmas y coros) y Martirio como artista invitada.