Polémica en Santiago por la falta de seguridad para evitar el vandalismo

La polémica está servida en Santiago de Compostela tras las últimas pintadas que han aparecido en la Catedral. Primero por las complicadas tareas de limpieza para no dañar la piedra original y segundo, porque las cámaras que se utilizan no registran las imágenes y, por tanto, no se puede identificar a los responsables. Las cámaras de la Catedral solo cubren el interior en la vía pública, los grafiteros sin escrúpulos pueden campar a sus anchas.

Más vídeos de Culturas