«Parker mueve montañas en vinos accesibles»

G. ELEJABEITIA

-Su prestigio internacional se ha cimentado revitalizando lugares que estaban olvidados como Priorat o El Bierzo y poniendo en valor variedades autóctonas en desuso... Después, todo el mundo le ha seguido.

-¡Y hace falta que me sigan muchos más! Esto me ha tocado a mi por circunstancias históricas. Pertenezco a una generación en la que España se abre al mundo y tuve la suerte de que mi padre me mandara fuera a estudiar. En Burdeos tuve una revelación y ahí empezó mi pasión por los viñedos singulares. Pero egoístamente estas zonas me han dado todo lo que soy, me han permitido comprar viñedo viejo a buen precio... Hay gente que me dice 'cuánto has hecho tú por esas regiones' ¿y lo que han hecho ellas por mi?

-De momento le ha dado al Bierzo su primer 100 puntos Parker con La Faraona, ¿hasta que punto siguen siendo importantes sus calificaciones?

-Hoy en día los puntos Parker son la pera en vinos accesibles, 93 puntos en un vino de 10 euros mueve montañas. En los de alta cotización ya no es como antes, no se produce aquella euforia en el mercado internacional con determinadas puntuaciones, pero se valora mucho que vaya habiendo algún cien. Consolida la imagen de marca.

-¿Cree que siendo torero hubiera firmado faenas como los vinos que hace?

-Pues yo creo que sí. Llevo unos cinco años toreando becerras y hasta vacas de tres años. En La Rioja Oriental tenemos una gracia especial, Diego Urdiales ya lo ha demostrado y, con lo apasionado que soy, me hubiera encantado ser figura del toreo. Aunque habría cobrado mucho... pero en cornadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos