Pamplona disfruta de los Sanfermines día y noche

No tienen un rasguño, sueño acumulado de días. En San Fermín se junta todo, se trasnocha, se madruga para los encierros. Media Pamplona duerme de día, la otra disfruta. Con el sol apretando las fiestas son más amables. Otros sentidos entran en juego. Las calles acogen a familias de comilona, a caminantes rumbo a Santiago. Lo mismo se escucha a unos mariachis que música tradicional navarra. Se saborea mejor cada bocado, cada sorbo. Hasta hay tiempo para que la espuma de la cerveza se selle así. Con calma, que aún queda la mitad de las fiestas.