La vida después de 'Cómeme el donut'

Pilar 'LaPili' y Alejandro Robles 'Jirafa Rey' son Glitch Gyals. /Juan F. Torres
Pilar 'LaPili' y Alejandro Robles 'Jirafa Rey' son Glitch Gyals. / Juan F. Torres

Las primeras impresiones no valen con Glitch Gyals. Tras una aparente superficialidad, hay un proyecto «provocador» y «vanguardista», con el malagueño Alejandro Robles al frente. Este viernes presentan sus nuevos temas en Málaga. Y están «hasta el chichi»

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

El primo y la prima llevan un año compartiendo piso en Madrid, en un constante «taller creativo» donde esculpen las palabras y diseñan la imagen del próximo bombazo digital de Glitch Gyals. Acaban de lanzar su nuevo hit 'Taichi' donde se declaran «hasta el chichi» de los 'haters' de Internet entre otras cosas, y en un día han sumado 21.000 visualizaciones. Aún andan lejos de los más de 23 millones que lograron con su 'Cómeme el donut', el tema que les lanzó sin paracaídas a la popularidad tras su atrevida actuación en 'Factor X'. Pero si se dejan llevar por las primeras impresiones, se equivocan. «Damos una imagen fiestera y divertida, pero luego somos gente mucho más seria en la intimidad. Y eso suele descolocar», reconoce el malagueño Alejandro Robles al otro lado del teléfono. Justo un año después de que rompieran los esquemas a muchos, su álter ego Jirafa Rey y LaPili (su prima Pilar Robles) demuestran este viernes 26 de abril en la Sala París 15 que hay vida después de 'Cómeme el donut' (23.00 horas, 12 euros entrada anticipada).

'La misteip del chichi' es su nuevo proyecto, seis temas con sus correspondientes videoclips donde juegan con la idea del chichi en diferentes ritmos. Ya han desvelado dos, el «latin trap hot» 'Chichimenea' y la divertida crítica de 'Taichi', y anuncian para el 2 de mayo 'Cuchisuchi', un homenaje a Leonardo Da Vinci por el 500 aniversario de su muerte. Hay de todo: desde lo más loco a lo más contundente, siempre con un punto de ironía y una estética que les identifica.

Puede que muchos se queden en la superficie, pero detrás hay un trabajo conceptual en el que invierten meses y que busca ser «provocativo y vanguardista». «Todo lo que hacemos está muy pensado, muy medido y estudiado», apostilla Pilar Robles, diseñadora y «artista textil». Aunque confiesa que ya no se siente poeta «sino artista», Alejandro Robles formaba parte del circuito cultural malagueño más institucional, licenciado en Filosofía y autor de dos poemarios. Hasta que se cansó de los pocos recursos de la poesía, se aburrió de «ese monotema de la experiencia personal» que vertebra muchos versos y quiso abrirse a un público más amplio. «Ahora tengo más medios para representar lo que tengo en la cabeza», asegura Robles. Y, además, trasciende el gremio de los poetas para llegar «desde a niños pequeños hasta a gente más mayor».

'Cómeme el donut' o 'Muslona' son, sentencia, «canciones intelectuales». El salto a la televisión le ha colocado la «etiqueta de lo mediático y la telebasura», pero en su origen el público «lo veía como underground, intelectual, raro y provocativo». Es uno de los «daños colaterales» de la pequeña pantalla, como la exposición a la crítica fácil de las redes sociales o la fama instantánea que les convierte en «animal de zoológico». «En general, la gente es muy maja, pero también hay quien se burla de ti con su gente y se quiere hacer la foto como si fueses un 'freak' y no un ser humano. Es una sensación bastante desagradable», asegura el malagueño, del Puerto de la Torre, que se reconoce «súper friki» en el buen sentido de la palabra como «amante de la ciencia ficción». «El verano pasado fue agobiante», coincide Pilar Robles.

LaPili y Jirafa Rey presentan sus nuevos temas este viernes en la Sala París 15.
LaPili y Jirafa Rey presentan sus nuevos temas este viernes en la Sala París 15.

Alejandro afirma que la fama nunca fue su intención, «a pesar de que se pueda interpretar así». «Lo que pasa es que dentro del mundo artístico es un requisito indispensable, y es un logro y un éxito que nos ha permitido avanzar mucho», reconoce. Y el sentirse objeto de comentarios «agresivos» en las redes, que «echaban por tierra un montón de horas de trabajo e ilusión», también le ha servido de aprendizaje. «Me hizo entender cosas de mí mismo, de otros momentos en los que yo he podido tener esa actitud tan maquiavélica. Me ha ayudado a reconocerlo y a no tenerla yo. Hay mucha gente que al recibirlo lo devuelve multiplicado, pero hay que canalizar, aprender de eso y verlo con experiencia desde fuera», reflexiona.

Para la parada en Málaga del 'Chichi Tour', Pilar Robles avanza la presentación del «bombazo de nuevo repertorio». «Es de las fechas más importantes para nosotros», asegura la joven de Ciudad Real y familia malagueña. Además, será su estreno a los platos como dj junto con Eskarnia. De momento, Glitch Gyals recorre salas de España y confía en poder colarse en carteles de festivales que «empiezan a incluir propuestas que se alejan del indie pop». «Pero todavía queda un camino para que se llegue a entender lo que nosotros hacemos», vaticina Pilar Robles.