La última locura de Ernesto Aurignac

Aurignac, con el saxo electrónico con el que gira junto a Chano Domínguez. /Francis Silva
Aurignac, con el saxo electrónico con el que gira junto a Chano Domínguez. / Francis Silva

Jazz, flamenco y música clásica se alían en sus partituras para una nueva agrupación que debuta en el Picasso

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Lleva seis años escribiendo «como un loco» complejas melodías. Algunas de ellas las tocará en primicia una nueva formación de 18 músicos llegados del jazz, el flamenco y el clásico. «Es muy loco», dice. Tanto que la gente «se va a quedar loca» cuando lo escuche. Pregunta: «¿Y tú? ¿Te vas a volver loco?». Respuesta: «Yo ya lo estoy». Ernesto Aurignac pierde la cabeza por la música. Hace un tiempo descubrió que lo suyo no solo era el saxofón: también podía componer y, además, se le daba bien. «Era como un juguete nuevo». 'UNO' (2014), donde reunió a una veintena de intérpretes, fue la prueba de fuego. Cuatro años y varios trabajos después, su última locura se llama U Circle Breakers Orchestra. El malagueño se une como compositor a una ecléctica agrupación que este sábado 1 de diciembre debuta en el Auditorio del Museo Picasso Málaga, dentro de los actos de su decimoquinto aniversario. Las entradas no duraron ni 24 horas a la venta. Ante tal expectación, el 13 de enero habrá una nueva oportunidad de escucharlo en la Sala Unicaja de Conciertos María Cristina.

U Circle Breakers

Músicos.
Daniel Anarte (trombón), Jesús Bachiller (bajo eléctrico), Julián Godínez (clarinete), David Guillén (trompeta y piccolo), Yura Quintero (percusiones), Ramón López (batería), Javier Luque (saxo), Jesús Navas (tuba), Loli Navas (clarinete y requinto), Marco Pacyga (trompa), Néstor Pamblanco (láminas), Antonio Perabá (piano) Francisco Puyana (fagot), Miguel Ángel Sánchez (arpa), Antonio Subirés (oboe y corno inglés), Pablo Valero (flauta y flautín), Andrea Villalba (cello).
Composición y dirección musical
Ernesto Aurignac
Conciertos
1 de diciembre en el Museo Picasso (entradas agotadas), 13 de enero en la Sala Unicaja de Conciertos María Cristina (ya a la venta)

Son los «rompedores del círculo» (la traducción de Circle Breakers) porque esta música no encaja en ningún molde ni tiene etiquetas. «Nadie va a saber qué es. Quien lo escuche no se va a plantear qué estilo es, solo van a valorar si es bueno o no. Es una cosa espectacular», describe Aurignac, que en este caso se mantiene en la retaguardia, en su papel de autor y no de intérprete. Abre el recital una suite de 60 minutos de duración que titula 'Música para un pez descalzo', una obra en la que ha invertido incontables horas para crear melodías para cada uno de los 18 instrumentos que integran la banda. Pero no piensen en la formación convencional de una orquesta: hay básicos del jazz como la batería y saxo; y del clásico como el arpa e instrumentos de láminas (vibráfono, xilófono). Y en esa mezcla reside su «magia».

Efectista

Es una propuesta muy «efectista», con casi una veintena de músicos de Málaga, Sevilla y Granada buscados 'ex profeso' tocando música al máximo nivel. Algunos forman parte de la Joven Orquesta Nacional de España, otros han acompañado a El Cigala en su gira por Nueva York. «Es una suerte que el Picasso haya hecho una apuesta tan fuerte por algo tan complicado», agradece. A mediados de enero se grabará en DVD en una sala sin público para después mover a la banda por toda la geografía.

El saxofonista malagueño intensifica su faceta como autor al tiempo que acompaña a Chano Domínguez y prepara el segundo disco de MAP

En la segunda parte del concierto, músicos relevantes de la escena jazz compartirán escenario con U Circle Breakers Orchestra en composiciones de Aurignac arregladas para esta formación. Allí estarán José Manuel Leal 'Tete', Arturo Serra, Nacho Loring, Enrique Oliver, Daniel Torres y Juan Perico Berrocal.

Es uno pero ni mucho menos el único proyecto compositivo del músico malagueño. Tiene ya todas las melodías para grabar el álbum 'DOS', solo le falta la financiación para hacerlo. Además, Aurignac será el próximo autor de Cantania Andalucía (CoralSon), una iniciativa didáctica que lleva la música a colegios de toda España. Cada año encargan a un nombre de prestigio la creación de una partitura para un coro de 300 niños de colegios e institutos y ocho instrumentos. Durante un curso, la estudian y se la preparan para representarla al año siguiente en teatros. Tiene otros encargos en cartera, pero Ernesto Aurignac prefiere guardar el misterio hasta que estén totalmente confirmados.

Dieciocho músicos integran U Circle Breakers, que combina instrumentos como el arpa y la batería

Y, además, no para de tocar. Cuando no está componiendo en la cabaña donde vive en un rincón de la provincia («cual ermitaño», dice), le encontrarán sobre un escenario. Acaba de terminar la primera parte de una gira con Chano Domínguez en formato quinteto. Es el New Flamenco Sound, un combo que interpreta las composiciones del pianista jazz y que pronto grabará su segundo disco para enseñarlo después en una gira por todo el mundo. Aquí prueba nuevos sonidos con el saxo electrónico con el que posa para este reportaje.

Pendiente de grabación está también el segundo álbum de MAP, la potente alianza de las personalidades de Mezquida (piano), Aurignac (saxo) y Prats (batería) que ha girado por toda España. En enero darán forma en el estudio a este trabajo con composiciones propias que seguirá la estela de su debut, premio Enderrock a mejor disco de jazz. Después, lo mostrarán por primera vez en Europa.

Lamenta que en Málaga no haya titulación superior de Música Moderna: «Es una pena y una vergüenza»

Con todo este movimiento jazz que se gesta en Málaga de mano de Aurignac y de toda una generación de jóvenes (y experimentados) músicos, «es triste que aquí no haya titulación superior de Música Moderna». De momento, solo está implantada en Sevilla, cuando es en Málaga, Almería y Granada «donde hay más movida jazz». «Es una pena y una vergüenza», apostilla. Aurignac lamenta que los técnicos responsables de imponerla no tengan «sensibilidad artística musical». Pero el saxofonista no echa balones fuera y culpa también a la comunidad musical por su pasividad. «No somos capaces de asociarnos en masa extrema para reivindicar esto», se queja. Porque hasta que eso no se consiga, Málaga no será una verdadera ciudad del jazz.

Temas

Málaga
 

Fotos

Vídeos