El Teatro Real de Madrid se abre a la guitarra de Rafael Aguirre

Rafael Aguirre, frente al Teatro Real de Madrid donde debutará el próximo 2 de abril con dos conciertos del maestro Rodrigo./Fernanda Carvalho
Rafael Aguirre, frente al Teatro Real de Madrid donde debutará el próximo 2 de abril con dos conciertos del maestro Rodrigo. / Fernanda Carvalho

El malagueño suma el templo de la música a una selecta lista donde ya están el Carnegie Hall y el Konzerthaus

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Nunca ha hecho la cuenta, pero en un repaso rápido calcula que han sido más de treinta las veces en las que ha punteado en su guitarra los reconocibles acordes del 'Concierto de Aranjuez'. Lo ha hecho en salas de medio mundo, en lugares simbólicos como el Palau de la Música de Barcelona, donde se estrenó en 1940, y en escenarios con fuerte carga emocional, como el propio Palacio de Aranjuez. En unos días Rafael Aguirre (Málaga, 1984) sumará un nuevo hito a una carrera forjada a base de miles de kilómetros recorridos con la guitarra como apéndice: el 2 de abril debuta en el Teatro Real de Madrid con un doble concierto del maestro Rodrigo, el de Aranjuez y 'Fantasía para un gentilhombre'.

«Allí fue el gran recital que consagró a Paco de Lucía», explica ilusionado el malagueño, sin ocultar su «entusiasmo» por lo que significa en lo profesional y en lo personal. «Cuando era pequeño, tenía un cassette con esos dos conciertos que no paraba de escuchar», recuerda. Ahora él los interpretará junto a la Orquesta Clásica Santa Cecilia de Fundación Excelentia y la batuta de Kynan Johns. «Se cierra un círculo».

El templo español de la música clásica se suma a una larga lista de salas que ya conocen su habilidad con las seis cuerdas. Desde el Carnegie Hall de Nueva York hasta el Konzerthaus de Viena, pasando por el Musashino Swing Hall de Tokio. Y en Asia, precisamente, le esperan de nuevo en pocos meses en su tercera gira por esas tierras. Rafael Aguirre se ha convertido en un embajador de la guitarra española en Oriente, donde le demandan tanto junto a orquestas como en solitario sobre un escenario. En su segunda visita a Japón debutará en concierto sinfónico con la Kyushu Symphony Orchestra en Fukuoka y en febrero del próximo año actuará en la capital nipona con la Tokyo Symphony Orchestra. Por tercera vez pisará Corea del Sur y, además, estos días cierra fechas para su debut en China.

Allí, asegura, la percepción de la música clásica dista mucho de la que hay en el Viejo Continente. «En Europa se entiende como algo antiguo, pero allí es diferente. Cuando aterricé en Seúl, la música de bienvenida era música clásica de Viena. En las series para adolescentes, ponen música clásica. Y al músico le ven como a una estrella del pop. ¡Me pedían autógrafos y querían hacerse fotos conmigo!», exclama sorprendido. Es un público exigente, pero entendido y respetuoso que valora la técnica y el sonido de la guitarra española como instrumento clásico, más allá del flamenco.

Pero todavía quedan formaciones y auditorios donde resulta exótico escucharla. La guitarra nunca ha acompañado, por ejemplo, a la Filarmónica de Viena; y en la de Berlín solo lo ha hecho en conciertos fuera de temporada. Él fue, de hecho, el primer guitarrista en actuar como solista en la Sala Sinfónica de la nueva Elbphilharmonie de Hamburgo. «Todavía es un instrumento incomprendido en los círculos sinfónicos grandes. No la conocen mucho, no piensan que se pueda tocar a un alto nivel. Tradicionalmente se ha usado para acompañar a la voz humana y el que se ponga uno solo en un escenario para que lo escuchen hora y media... no son muchos los locos que nos atrevemos», dice entre risas el malagueño.

«La guitarra todavía es un instrumento incomprendido en los círculos sinfónicos grandes», dice el artista

En su caso no hay miedos, es lo habitual, lo que lleva haciendo desde «chiquitito». A la edad de 16 años hizo su debut orquestal con la Joven Orquesta de Málaga en una gira por España y Marruecos. A día de hoy, ha actuado en 34 países y ha ganado trece primeros premios internacionales, como los del Concurso Tárrega y el Pro Musicis de Nueva York. De hecho, en sus primeros recitales en EE UUle anunciaban como el guitarrista español más galardonado. Y a donde va, la «carismática e hipnótica» voz de la guitarra gusta. «Gracias a dios», añade.

Formado en la Hochschule Robert Schumann de Düsseldorf –becado por la Junta de Andalucía y la Fundación Alexander von Humboldt de Bonn– y en la Royal Academy of Music de Londres, Aguirre fijó hace dos años su residencia en Madrid. «No me quería ir de España de nuevo y aquí estoy cerca de Málaga», asegura. Pero piensa durante unos segundos y apostilla: «No sé el tiempo que me queda aquí, conmigo eso es un misterio».

Sus conciertos en Málaga

4 de abril
Sala Unicaja de Conciertos María Cristina, dentro de la temporada de la Sociedad Filarmónica de Málaga. Actuará junto a la vilonchelista Nadège Rochat
13 de abril
Amigos de la Música de Marbella
25 de julio
Castillo de Gibralfaro de Málaga

Domina un amplio repertorio, pero no puede negar que el 'Concierto de Aranjuez' es su pieza estrella, lo que más le reclaman de un lado a otro del globo. «Si te dijera que no tiene secretos te estaría mintiendo. Por muy bien que creas que puedes dominar cualquier cosa, el nivel te lo pones tú. Cada vez que salgo a tocar el 'Concierto de Aranjuez' me pongo el listón más alto. Y a nivel técnico tienes que estar al cien por cien, con el reto de que cada día es en una sala diferente, con una orquesta diferente y hasta tú eres una persona diferente», declara. Y a eso, dice, hay que añadir la actitud del público: «No son conscientes de que de ellos depende el 50% de la energía que se crea».

Rafael Aguirre habla con pasión y cercanía de la guitarra en esta entrevista y también sobre el escenario. Aunque vestido siempre de chaqueta para respetar los cánones y porque le gusta –aclara–, rompe el protocolo acostumbrado dirigiéndose al público durante el recital: «Intento darle el mismo enfoque que un artista pop que habla y presenta sus temas, de forma más actual». En los próximos meses, habrá ocasión de escucharle en casa: la siguiente parada de su guitarra en Málaga será el 4 de abril, dentro de la temporada de la Sociedad Filarmónica.