La Sociedad Filarmónica sale en busca de socios en su 150 aniversario

La Sala Unicaja de Conciertos María Cristina, declaradoBien de Interés Cultural, es la sede de la Sociedad Filarmónica. /Salvador Salas
La Sala Unicaja de Conciertos María Cristina, declaradoBien de Interés Cultural, es la sede de la Sociedad Filarmónica. / Salvador Salas

La veterana institución, que trajo a Málaga a Ravel, Albéniz y Rubinstein, aspira a ganar peso en la agenda cultural con conciertos históricos, un libro y conferencias

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Su escenario fue durante décadas el epicentro musical de Málaga. Rubinstein, Albéniz, Ravel, Pablo Casals, Gayarre, Sarasate, Andrés Segovia... La lista de personalidades que actuaron en la ciudad invitados por la Sociedad Filarmónica abruma. Pero no solo organizaba conciertos. Bajo el mandato de Eduardo Ocón empezaron a impartir clases de solfeo. Un proyecto didáctico que fue creciendo hasta sentar las bases del Conservatorio de Música. Hace 150 años que comenzó esta historia, siglo y medio en el que la Sociedad Filarmónica ha pasado de ser un agente clave en la vida cultural malagueña a ocupar un lugar secundario. La institución musical más antigua de la ciudad, con sede en la Sala Unicaja de Conciertos María Cristina (una de las más bellas del país para música de cámara), quiere recuperar el protagonismo perdido con un programa especial en torno a su aniversario. El reto: atraer a socios que permitan celebrar otros 150 años.

«Puede ser un punto de inflexión para darnos a conocer más en la ciudad», confía Pablo Lamothe, presidente de la Sociedad Filarmónica de Málaga, la más antigua de estas características de la Península. Aunque su presencia en la agenda se ha ido diluyendo, siempre ha estado ahí, más de un siglo de trabajo que solo se interrumpió durante la Guerra Civil.

En detalle

Qué ofrece la Sociedad
La entidad cultural organiza una temporada estable de conciertos (de música de cámara principalmente) en su sede de la Sala Unicaja de Conciertos María Cristina.
Cómo hacerse socios
Hay que abonar una cuota de 70 euros en tres trimestres. Para abonos de dos o más socios, la cuota se reduce a 60. Los hijos menores no pagan, ni los estudiantes de música menores de 18 años.
Más información
En el correo info@sociedadfilarmonicademalaga.com

Una veintena de conciertos jalonan sus temporadas en la María Cristina, actuaciones que este año contarán con más apoyo de su principal valedor, la Fundación Unicaja (Bilba, Soho Boutique y Gross Dentistas también ejercen de mecenas).

La música de Bernstein, Copland y Gershwin interpretada por la Brass Band –con cincuenta instrumentistas de viento, metal y percusión– abre el calendario el 3 de octubre. De ahí hasta mediados de junio, la Sociedad Filarmónica ha confeccionado un amplio programa con citas singulares, como la presencia de la OFM y los «conciertos de arqueología» que reproducen eventos que se hicieron en ese mismo escenario muchas décadas atrás.

Así, la visita de Ravel en 1928 será recordada el 22 de noviembre con un recital que rescatará las piezas que interpretó el maestro. Lo harán posible Juan Ignacio Fernández al piano y Santiago de la Riva al violín, con la voz de Elena Garrido. El 21 de febrero, el pasado vuelve a la María Cristina con la recreación del primer concierto que la Sociedad ofreció en su sala, en 1904, a cargo del prestigioso violonchelista Pablo Casals. Actuarán Trino Zurita y Ángel Sanzo.

Además, se subirán al emblemático escenario solistas de renombre como el pianista ruso Boris Berman (15 de noviembre), el violinista Jesús Reina (10 de enero), el guitarristaRafael Aguirre (4 de abril) y la pianista Paula Coronas (16 de mayo); agrupaciones como Concerto Málaga (3 de marzo); y nuevos talentos como los pianistas Judith Jáuregui (13 de diciembre) y JuanCarlos Fernández Nieto (25 de abril). Como novedad, la danza se incorpora por primera vez a este auditorio con el espectáculo 'Oceánica' (18 de octubre).

Y para conmemorar la cifra redonda, en las proximidades del 16 de marzo (fecha en que se creó la junta constitutiva), los profesores de la Orquesta Filarmónica de Málaga llenarán la tarima. Será el 22 de marzo, conAntonio Ortiz al piano y Salvador Vázquez a la batuta.

Más allá de los recitales, la institución reclamará su espacio en la agenda con una conferencia al trimestre y editará con la Fundación Unicaja un libro conmemorativo de su historia, «que no deja de ser la historia de Málaga».

Con todo esto, aspiran a conquistar a esa masa social que aún no ha cruzado las puertas del histórico edificio de la plaza de San Francisco. En la actualidad, 170 socios –con una cuota anual de 210 o 180 euros, según el tipo de abono– sustenta la institución. Un número muy limitado si se tiene en cuenta que la Sociedad Filarmónica de Canarias alcanza los 400 con la mitad de la población. La Sala Unicaja de Conciertos María Cristina tiene 364 butacas. Esa es la meta.

Las fechas claves de su historia

1868:

Se crea la Sociedad de Conciertos Clásicos, dirigida por Antonio Capa. Cobraba a sus miembros 40 céntimos por concierto.

1869

La Sociedad del maestro Capa da paso a la Sociedad Filarmónica de Málaga. Antonio Palacios asume la presidencia. La entidad fue cobrando tal importancia en la ciudad que le ofrecieron la dirección facultativa a Eduardo Ocón Rivas.

1871

Eduardo Ocón, tal y como prometió al asumir el cargo, impulsa la creación de una escuela de música donde se imparten clases de solfeo y violín.

1880

El número de alumnos crece de forma exponencial, lo que lleva al Ayuntamiento y la Diputación a fundar el Conservatorio de Música. La sede del Conservatorio y de la Sociedad, ambos dirigidos por Ocón, se instala en el antiguo convento franciscano de San Luis el Real, hoy Sala María Cristina, del siglo XV. Al fallecer Ocón, las direcciones se separan.

1971

El Conservatorio se traslada al Ejido, lo que reduce considerablemente la actividad en el edificio de la plaza de San Francisco, que acusa el paso de los años.

1975

Ante su deterioro, la Caja de Ahorros de Ronda (hoy Unicaja) adquiere el conocido entonces como Antiguo Conservatorio María Cristina, donde la Sociedad Filarmónica continúa celebrando sus conciertos.

2009

El inmueble, Bien de Interés Cultural, reabre sus puertas tras una restauración y vuelve a la agenda cultural como Sala Unicaja de Conciertos María Cristina.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos